¿Pero cómo sobreviven tanto tiempo en el espacio con esas bolsitas de comida tan raras? , preguntó Tristán Gutiérrez, estudiante de tercero de primaria.

La comida de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) forma parte de la investigación. A través de estudios de la tecnología de los alimentos se diseñan productos con requisitos especiales. Por ejemplo, en el espacio, donde hay poca o nula gravedad, algunos alimentos dejan migajas o las bebidas dejan gotas que pueden flotar en la cabina y dañar a los equipos , explicó Dalia Rojas, ingeniera de la NASA, a un grupo de visitantes a la 22° Semana Nacional de Ciencia y Tecnología.

Expuso que entre 1,900 y 3,200 calorías requiere la comida de un astronauta y, debido a la deshidratación de los alimentos los sabores, no se igualan a las de un platillo en nuestra mesa pero se busca que resulten lo más agradables.

Mientras Dalia nos platicaba, niños, jóvenes, padres de familia, abuelos y demás que ahí nos encontrábamos admirábamos las bolsitas de comida que contenían pay de manzana, espagueti, huevos revueltos, avena y otras cosas.

Alberto Sánchez, también ingeniero de la NASA, explicó que se investiga la posibilidad de cultivar los alimentos debido a las largas misiones tripuladas que implican años de permanencia en el espacio .

Luis Ramírez, operador de control de vuelo de la NASA, fue el encargado de explicarnos y mostrarnos algunas partes del traje espacial. Nos contó que es la única forma de salir de la nave al protegerlos del calor, el frío, la radiación y la nula presión atmosférica del espacio. Además, explicó que un astronauta utiliza su traje más de ocho horas, que pesa 150 kilogramos. Durante ese tiempo no pueden ir al baño o moverse con mucha facilidad. Su traje tiene tres capas que incluso pueden ser dobles o triples para que en caso de algún impacto, el traje lo soporte.

Luis, Beto, Dalia, Lilibeth y Juan Carlos son los cinco investigadores de la NASA que esta semana atienden al público de todas las edades que acuden al Zócalo capitalino para conocer más del mundo de la ciencia y la tecnología.

¿Cómo llego a la NASA?

Después de un bombardeo de cuestionamientos mayoritariamente hechos por los adultos curiosos que robábamos la palabra a los pequeños, la última pregunta la hizo Benjamín, de nueve años, él dijo: ¿Cómo llego a la NASA?

Juan Carlos López, quien además es el presidente del Grupo de Investigación de Empleados Hispanos de la NASA, explicó:

Lo primero es tener una carrera afin. De los trabajadores de la NASA, 80% tiene una carrera en ingeniería o ciencias, ingeniero mecánico eléctrico y aeroespacial es lo más demandado, además de físicos, químicos y astrónomos , dijo.

Lo segundo es postularse.

La razón por la que la NASA esta en este evento es crear oportunidades aquí en México para que los chavos vayan y hagan pasantías y practicas en la NASA.

Esperemos que esto despierte el interés y podamos presionar un poquito al gobierno de México para que se involucre y apoye más las actividades espaciales , explicó.

Por ultimo, hay que ser dedicado.

No tienes que ser un genio, yo era más de repasar y estudiar, pues mientras otros compañeros se lo aprendían de memoria y a la primera, yo tenía que regresar a los libros y los apuntes. Las oportunidades están y no hay imposibles , concluyó el ingeniero espacial.

nelly.toche@eleconomista.mx