México será uno de los primeros países en el mundo en tener un dron de pasajeros para uso comercial. Llegará a través del sector turismo, pero sus posibilidades de uso son muchas, la idea es que este primer paso ponga a los empresarios y gobiernos a pensar ¿qué se puede hacer con esto?

Los Amigos Tulum es una empresa desarrolladora que desde el 2012 ha apostado por la sustentabilidad y la innovación como principios básicos para crecer. Ahora busca revolucionar la movilidad al crear la primera torre de drones para pasajeros en México y obtener el Ehang 216 en alianza con la compañía china del mismo nombre, que diseña y crea drones para pasajeros.

Los desarrollos The Panoramic y Central Park Lagunas serán la conexión para esta “ave tecnológica”, y se integrará a las otras innovaciones con las que cuentan estos espacios, como paneles solares en paredes y techos, plantas de tratamiento de aguas y vehículos Tesla eléctricos, además de la tecnología smart home para regular el consumo. También poseen las primeras turbinas de energía eólica en su tipo en el país y cuentan con la primera alberca infinita de diseño 360 grados con cascada de 12 metros, la cual cae en un cenote artificial.

Nico Wilmes, CEO de la compañía, compartió con El Economista: “Yo venía de Alemania donde manejaba energías renovables, allá casi todos los techos están cubiertos con paneles solares, a pesar de ser un lugar donde casi no hay sol. Al llegar a México hace 10 años dije: wow, que gran oportunidad para hacer espacios mucho más sustentables, porque, aunque ya se conocían algunas tecnologías, no siempre son usadas de la manera más sustentable; sin embargo, tienen todo, sol, aire, agua”.

Tulum se dispuso como el lugar perfecto donde podía fundar todas las formas de aplicar la sustentabilidad, porque es un lugar en crecimiento, pero a la vez un destino natural, comenta.

“En esta búsqueda, en épocas recientes encontramos una empresa que desarrolla drones para pasajeros, esto verdaderamente es el futuro, porque en el futuro todos vamos a volar, por eso las grandes empresas comienzan a analizar el tema, pero hay una empresa que está muy por delante de todos los Ehang en China”.

Por eso Wilmes decidió ir a China y verlo con sus propios ojos: “Hicimos un sobrevuelo, una comparación de su sistema y logramos ser la primera empresa que traerá este dron de pasajeros a México, incluso actualmente estos drones operan sólo en China y Australia”, en Dubái se espera sirvan como taxis.

“Suena increíble”, comparte Wilmes, pero es un vehículo que vuela completamente automático, no necesita un piloto, se programa, aprietas un botón y éste te lleva. Vuela con energía eléctrica, con una carga rápida de una hora, “es como un coche eléctrico y aquí en Tulum producimos con nuestras plantas solares mucha energía renovable con fuente del sol”.

Se necesita mucho menos mantenimiento, en comparación con un helicóptero moderno, cuenta con 16 motores pequeños, está construido de fibra de carbono y epoxy para que sea más ligero, soporta hasta 630 kilogramos y alcanza una velocidad de 130 km/h; cuenta con controles de seguridad y un sistema de aterrizaje automático. Esto hace el sistema mucho más seguro.

“La idea es que este vehículo en el futuro logre ser mucho más barato que un taxi, porque en el taxi se paga gasolina, chofer y mantenimiento por el desgaste del coche; la experiencia, en cambio, con un dron mejora todos los aspectos anteriores y nulifica otros”.

Nuevas posibilidades

A México llegará de inicio para el sector turismo, “todos van a Tulum por experiencias y esto será parte de ello”, explica el empresario, porque se volará sobre Sian Ka’an, lagunas, cenotes y ruinas.

Sin embargo, este proyecto llega también para abrir un espacio de oportunidades e ir dibujando la utilidad de esta innovación, “en otros estados y ciudades, un dron podría atacar el problema del tráfico, por ejemplo, donde las personas pierden lo más valioso que tienen en su vida, el tiempo”.

Este dron podría llevar a las personas en menos de cinco minutos, pues vuela entre 0 y 1,000 metros, sin interferir vuelos de aviones que vuelan entre 12,000 y 15,000 metros.

Destacó que las empresas del futuro son las que aportan ideas para mejorar nuestro entorno, “el tema de la sustentabilidad está en la cabeza de muchos, pero tenemos que emocionar a la gente, mostrar que el futuro es mejor”, por ello aseguró que dentro de la misión está lograr un impacto productivo, por un México más sustentable, “nosotros estamos empezando en pequeño, ahora volar libre todavía es un lujo complicado, pero la idea es que esto se integre a la vida útil de la sociedad”.

México será así uno de los primeros países en tener esta tecnología, llega a finales del 2019 y en el 2020 se hará un tour por varias ciudades para hablar del tema :“Queremos enseñar que los chinos ya están volando y esto es una realidad, nosotros nos comprometemos a enseñarlo y dependerá de los mexicanos qué harán con esta tecnología y los usos que le darán. Con una visión de largo plazo y mucha innovación, se tendrá un impacto productivo y positivo”, concluyó.

[email protected]