Y los mariachis callaron… en medio de la pandemia, los músicos conforman uno de los sectores más afectados. Por ello, se creó un colectivo que busca impulsar propuestas concretas para la protección y apoyo de las personas que ejercen la profesión.

“La situación económica de las personas que trabajan del mariachi sufre un decrecimiento desde el 2012, sin que ninguna política específica de apoyo se haya implementado al respecto y ahora, con la contingencia sanitaria, no podemos trabajar y nos afecta terriblemente”, señaló Andrés Navarro Jiménez, violinista profesional desde hace 22 años y tercera generación de músicos.

Hasta ahora, no existe un número oficial ni registro específico de personas que trabajan del mariachi, lo que orilla a muchas y muchos a seguir en la informalidad laboral, sin contar con prestaciones sociales o de seguridad social.

“Ante la contingencia sanitaria impuesta debido a la pandemia de Covid-19 nos impone consecuencias socioeconómicas directas para las personas que trabajamos del mariachi, puesto que no podemos ejercer nuestra profesión. Incluso, después del fin del periodo de aislamiento la disminución del poder adquisitivo de las y los potenciales clientes puede afectar sensiblemente la contratación del sector del mariachi”, agregó Navarro en un documento.

El colectivo realizó un levantamiento de campo para escuchar las problemáticas e inquietudes de las personas que ejercen el mariachi principalmente en la Plaza Garibaldi y en Iztapalapa.

¡Salvemos al Mariachi! busca apoyar a los mariachis con una mejor vinculación con el Gobierno de la Ciudad de México y diferentes acciones como:

“Apertura de una colecta solidaria en línea mediante donadora, a partir de la cual se generarán apoyos directos a las personas que se dedican al mariachi, y con base en un formulario de registro y reglas de operación transparentes”, explicaron.

La donadora se lanzó el domingo pasado y buscan un apoyo de 2 millones 500,000 pesos. A cambio de una donación, regalarán canciones dedicadas y se podrán reservar mariachis en la Plaza Garibaldi cuando termine la contingencia, entre otras recompensas.

El mariachi es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2011. La Ley General de Cultura y Derechos culturales, en su artículo 18 contempla: “impulsar el estudio, protección, preservación y administración del patrimonio cultural inmaterial de las entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México”.

“Vamos a buscar la vinculación con la Unesco con el fin de intercambiar ideas y estudiar una potencial colaboración en el marco de la protección de un Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y queremos detonar un proceso de fortalecimiento comunitario”, explicaron.

Los promotores de ¡Salvemos al Mariachi!, dijeron que su principal idea es conservar y apoyar esta iniciativa cultural, “que es vital para seguir sosteniéndonos, no sólo como individuos, sino para preservar nuestra identidad colectiva, nuestras herencias tradicionales y continuar como un motor turístico y cultural en el ámbito internacional”.

Salvemos Al Mariachi es un colectivo que busca el apoyo, protección y preservación del mariachi, declarado en 2011 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

vgutierrez@eleconomista.com.mx