El sábado 11 de noviembre el patio del Museo Universitario Arte Contemporáneo de la Universidad Nacional Autónoma de México fue el lugar perfecto para reunir a algunas de las luchadoras de la Ciudad de México y Ciudad Juárez para festejar los 31 años de que una mujer puede subir al ring y demostrar que la tradicional lucha libre también puede ser perfecta para las mujeres.

Los retos que enfrentaron vinieron directamente de la Comisión de Lucha Libre Profesional cuando se prohibió este deporte a las mujeres en 1986, por ser un “pésimo ejemplo social” en la capital, la India Sioux, una de las invitadas al festejo lo corrobora “ser pionera de la Lucha Libre femenil fue difícil porque el consejo no nos dejaba luchar aquí (en la CDMX), pero ahora veo que ya hay muchas luchadoras y es una alegría ver que se sigue reconociendo”.

Sioux duró 20 años en el ring, ahora está retirada, pero subió al ring con otras luchadoras como Lola González, la Tarahumara, Zafiro, la Sirenita y Reina Dorada, una de las luchadoras más jóvenes de México.

A partir de las 4 de la tarde se anunciaron las tres luchas. Todas de mujeres, todas usando la playera negra con el cártel que destaca el lema “¡Aquí estamos y de aquí no nos vamos!”

Desde acrobacias, saltos riesgosos dentro y fuera del ring, las luchadoras interactúan con el público y hacen notar el drama y folklore que caracteriza a la que podríamos definir como una de las actividades deportivas más populares de México en el que el único participante hombre es el referi y quien por un momento le toca recibir alguno que otro golpe de las luchadoras. ¡Así se festeja a la mujer!, gritan los espectadores, donde la mayoría, sí... son mujeres.

La lucha contra los feminicidios es fuera del ring

En el 2016, cada día perdían la vida 7.3 mujeres a causa de la violencia de género. De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres, la Secretaría de Gobernación y ONU-Mujeres, el recuento de las víctimas al cierre de este 2017 prevé dar cifras aun más escalofriantes.

“Todas las luchadoras estamos con las mujeres, porque si no nos apoyamos nosotras como mujeres, pues ¿quién? necesitamos gritar que ¡ya basta!”, dijo Lady Metal, una de las luchadoras invitadas, quien ante la ola de feminicidios asegura que arriba del ring el show puede ser uno, pero abajo la lucha contra los feminicidios es de mujer a mujer sin importar a qué bando pertenezca o a qué se dedique.

Nina Hoechtl, organizadora del evento conmemorativo, explicó en entrevista para El Economista que la finalidad este tipo de eventos debe ser el comienzo de una cultura femenil en la sociedad. “La lucha libre no se trata de deshacer al atacante, se trata de deshacer el ataque y creemos que en las agresiones hacia las mujeres en el plano social debe ocurrir igual”.

De acuerdo con la actualización de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, publicada por el Instituto Nacional de Las Mujeres al 9 de noviembre, las alertas de género se han emitido en 90 municipios del país, en los que figuran el Estado de México, Morelos, Michoacán, Chiapas, Nuevo León, Veracruz, Sinaloa, Colima, San Luis Potosí, Guerrero, Quintana Roo y Nayarit. Mientras que en Campeche, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Jalisco, Puebla, Veracruz, Yucatán y Zacatecas, existe el procedimiento de declaración de alerta en trámite.