A pesar de que la ciencia requiere de mayor apoyo a nivel mundial para lograr avances acorde a las necesidades de la humanidad, esta inagotable área jamás descansa y aunque el 2014 pareciera difícil de superar, la revista Nature nos permite conocer algunas investigaciones que darán la nota este 2015.

Ya sea en el área de la medicina con el combate del ébola, el espacio y la búsqueda de planetas enanos o la reactivación del gran Colisionador de Hadrones que trabajará sobre la teoría de la supersimetría que predice la existencia de una serie de partículas pesadas, sin duda será un año de retos en los cuales los científicos ya están trabajando y pronto darán resultados.

Poner fin a la epidemia del ébola

Sin medicamentos disponibles para el tratamiento del ébola, los ojos están recurriendo a una terapia que había sido relegada luego de tratar con eficacia la difteria y el tétanos a finales del siglo XIX. Se trata de la transfusión de plasmas sanguíneos donados por los sobrevivientes, ya que contienen anticuerpos contra el virus.

Liberia ha practicado en las últimas semanas estos ensayos y si la terapia se confirma, podría ser aplicada muy pronto en Guinea y Sierra Leona.

Más allá de este resultado, el éxito también podría dar a conocer el potencial de la terapia para tratar otras enfermedades infecciosas nuevas y emergentes para las que no existen fácilmente medicamentos o vacunas eficaces disponibles, como la gripe aviar y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

Colisionador de partículas

En el 2008 el gran Colisionador de Hadrones, un acelerador de partículas que permitiría simular algunos eventos ocurridos inmediatamente después del Big Bang, comenzó sus investigaciones.

Con este instrumento los físicos han buscado respuestas como el significado de la masa, ya que se sabe cómo medirla, pero no se sabe qué es realmente, el número de partículas totales del átomo, o saber qué es la materia oscura, pues 95 % de la masa del universo no está hecha de la materia que se conoce, además de la existencia o no de las partículas supersimétricas.

Después de una pausa de dos años, en marzo este modelo regresa a las investigaciones, ahora con una energía de 13 billones de electronvoltios, casi el doble del récord de energía anterior y bajo el mando de Fabiola Gianotti.

Los científicos esperan que el poder del fuego adicional ayudará al colisionador a descubrir fenómenos que llenan los vacíos en el modelo estándar de la física de partículas.

Así, la teoría popular de la supersimetría, que ya está en duda, podría perder más credibilidad si el colisionador no puede encontrar pruebas de las muchas partículas pesadas que la teoría predice.

En la física de partículas, la supersimetría es una simetría hipotética que podría relacionar las propiedades de los bosones y los fermiones (las dos partículas elementales de la naturaleza).

En busca de planetas enanos

Una vez conquistados los cometas, el reto espacial para el 2015 se enfoca en planetas enanos, pues en marzo, la sonda Dawn de la NASA llegará al protoplaneta Ceres, el cuerpo con más masa que se conoce del cinturón de asteroides que hay entre Marte y Júpiter y tratará de demostrar que bajo su corteza hay agua.

A su vez, después de recorrer 5,000 millones de kilómetros, la nave New Horizons, que investiga a Plutón, dará el primer vistazo real a la superficie y atmósfera del planeta enano.

Para mayo las imágenes de New Horizons tendrán mejor resolución que las del telescopio espacial Hubble y en julio la sonda sobrevolará al otro miembro del sistema binario: Caronte y sus lunas Hidra, Cerbero y Estigia.

Por último, el aterrizaje del Philae no fue el mejor y la sonda se encuentra apagada en modo de seguridad porque no recibe suficiente luz en sus paneles solares. Esto podría cambiar en agosto, cuando la órbita del cometa 67P pase más cerca del Sol y los paneles solares podrían recibir luz suficiente para reactivar la sonda.

[email protected]