En el lado opuesto del ranking se sitúan las ciudades de países en vías de desarrollo de África o las que se encuentran en guerra. Así, la ciudad más peligrosa para vivir ahora mismo es Bagdad, en Irak, a la que le sigue Bangui, en República Centroafricana.