No es un secreto, la cuarentena provocada por el Covid-19 ha puesto en peligro a productores, artistas, cantantes, comediantes y a todo el sector artístico y cultural que pide ayuda al gobierno ante la crisis económica que ya se vive por el cierre de recintos de todo tipo: teatros, bares, centros culturales y de espectáculos.

El productor de teatro Jorge Ortiz de Pinedo se mostró preocupado ante la situación: “He sugerido que México haga lo que se hace en Francia o Inglaterra para que nos ayude el gobierno y no pagar impuestos, luz, agua, rentas y con eso los empresarios podamos pagar la renta y a los empleados; no quiero decirte el caos y el estallido que puede ocurrir si eso no sucede. Nosotros paramos cinco proyectos y mi obra Cosas de Papá y Mamá, porque yo tengo 70 años y soy del grupo de mayor peligro”.

Por su parte, la cantante y bailarina María León lo toma con más calma: “Haré un Facebook Live o algo para estar cerca de los fans en estos momentos en que debemos quedarnos en casa”. Una estrategia que han seguido muchos artistas es transmitir desde su casa para acompañar a la gente en estos tiempos difíciles.

Pero el Sindicato Único de Trabajadores de la Música (SUTM) advirtió que “la emergencia nacional por la propagación del Covid-19, ha dejado en el desamparo a miles de músicos ejecutantes que han visto canceladas sus agendas de eventos públicos y privados, así como grabaciones de audio y video, clases, conciertos y recitales, generando desempleo masivo no sólo para los músicos, sino que toda la comunidad artística tiene comprometida su economía actualmente”.

El SUTM, manifestó la urgencia de ser tomados en cuenta para la obtención de recursos del fondo para la prevención y atención de emergencias.

“El SUTM esta conformado por músicos profesionales que viven al día y no contamos con prestaciones que nos protejan en una contingencia como la actual, y no contamos con seguro social ni prestaciones de ley”.

El productor teatral Gerardo Quiroz da empleo a más de 100 personas y comentó: “Veremos cómo proteger a los colaboradores y empleados; vamos a negociar con los que nos cobran la renta, el sindicato, con todos, para ver como podemos ayudarnos en estos tiempos difíciles”.

Por su parte, el cantante Carlos Cuevas señaló que “por ahora podemos aguantar con lo que tenemos de guardadito pero ojalá no se prolongue mucho esta prohibición, porque nos va a dar en la torre a todos. Yo trataré de proteger a mis músicos hasta que me alcance, pero claro que todos estamos sacados de onda”.

Platanito, comediante, transmite desde su casa y explicó que “todos mis shows se cancelaron y cerré el Foro Viena porque no vamos abrir, sería una irresponsabilidad y pues estoy pasándola igual que muchos. Pero trato de llevarles entretenimiento en estos momentos con la risa en cuarentena”.

La compañía de Tania Pérez-Salas, que realizaría una gira por Estados Unidos y Canadá, tuvo que suspender las funciones ante la emergencia sanitaria por el coronavirus.

“Casi dos años de negociaciones fueron necesarios para que los telones de plástico de Ex–stasis pudieran colgarse en escenarios fuera de México. Hasta ahora se han invertido 20,000 dólares en la preparación de la gira, y no se sabe si se va a recuperar algo. Más de 40 personas trabajan en la compañía, incluyendo 11 bailarines, la coreógrafa, la maestra ensayadora, el equipo técnico, el equipo de producción y la tour manager”, señala la compañía.

Incluso, el martes pasado, un grupo de organilleros del Centro Histórico pidió a las autoridades de CDMX apoyo económico en tiempos de la contingencia sanitaria decretada, donde han visto caer sus ingresos hasta 70 por ciento.

“No puedo quedarme en casa, necesito sustento para mi familia. Los organilleros somos un sector muy vulnerable”.

“Las convocatorias que sacó la Secretaría de Cultura para apoyar a los artistas en esta contingencia son bromas o insultos”, escribió Itari Marta, actriz, productora y directora del Foro Shakespeare, recinto que se disponía a comenzar una nueva época tras su cierre del año pasado.

Ante la contingencia, diferentes espacios, productores y promotores han comenzado a liberar obras de teatro, lecturas y musicales en Internet, como recientemente lo hizo el productor Alejandro Gou con la obra Spamalot, que subió a YouTube.

La Teatrería ofrece material para niñas y niñas con lecturas o títeres. Artistas, colectivos y espacios han encontrado en las plataformas digitales una opción para seguir en contacto pero sin contar con una remuneración económica.

El cantautor Edgar Oceransky ofrecerá un concierto virtual para recaudar fondos para comprar caretas de protección para los doctores de diferentes hospitales en México que están atendiendo emergencia del coronavirus. Pide una colaboración económica.

Standup en streaming

Un grupo importante de standuperos lanzaron El Roast de la Hora Feliz vía streaming con un pago que puede ser de 50, 100 o 200 pesos o la cantidad que el público decida aportar por verlo.

Todos buscan sobrevivir. Algunos cuentan con los recursos necesarios para aguantar y otros no. Pero es un hecho que músicos, bailarines, actores, cantantes, payasos, productores y todos los integrantes del mundo artístico y cultural que no cuentan con un ingreso fijo, prestaciones o servicio médico serán los más afectados ante la crisis desatada por el coronavirus.

[email protected]