La toma de rehenes en un café de Sidney, Australia, dejó al menos dos muertos, entre ellos el secuestrador, y tres heridos, anunciaron medios de comunicación locales tras el asalto lanzado por la policía.