La Tate Modern enriqueció su colección de arte latinoamericano con obras de los brasileños Lygia Pape y Paulo Brusky en la edición inaugural de Pinta Londres, anunciaron los organizadores de esta feria que cerró sus puertas el domingo con "fuertes ventas".

El museo londinense adquirió un dibujo en tinta de la influyente Pape (1927-2004), una de las figuras más representativas del movimiento neoconcretista brasileño, a la galería Arevalo Arte de Miami, y cuatro obras en papel del veterano Brusky a Nara Roesler de Sao Paulo.

Estas obras se sumarán a las algo más de 300 que tiene esta institución, que recibe unos cinco millones de visitantes anuales, ha adquirido en sus 10 años de existencia.

La Tate Modern participaba junto con el Centro Georges Pompidou de París, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid o el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) en el programa de adquisiciones para museos de Pinta, al que hasta la fecha se han donado 250.000 dólares.

El Centro Pompidou compró una pieza de la argentina Marta Minujin a la galería neoyorquina Henrique Faría, que también vendió obras en papel de su compatriota Horacio Zabala al Instituto de Arte Moderno de Middlesbrough (MIMA), así como vídeos del también argentino David Lamelas al Reina Sofía y del venezolano Claudio Perna al MACBA.

Finalmente, la Colección de Arte Latinoamericano de la Universidad de Essex, situada en Colchester, al este de Londres, amplió con obras de la argentina Ana Sacerdote, del uruguayo Gastón Olalde y del mexicano Demián Flores una colección que cuenta con unas 600 obras de artistas modernos y contemporáneos.

Todas estas ventas, cuyo monto no fue revelado, se hicieron en el marco de un programa mediante el cual Pinta pone fondos a disposición de una selección de museos para que estos lo equiparen e inviertan la suma total en la feria.

Un total de 6.000 visitantes pasaron por esta primera Pinta Londres de arte moderno y contemporáneo latinoamericana -hermana europea de Pinta Nueva York que celebrará en noviembre su cuarta edición-, en la que participaron cerca de 60 galerías con pinturas, esculturas, dibujos, fotografías, vídeos e instalaciones de artistas tanto jóvenes como consagrados.