Para los investigadores de la UDLAP responsables del Índice Global de Impunidad 2017 (IGI), la impunidad va acompañada de la corrupción, la violencia y la desigualdad, lastres para la buena conducción de todo Estado. En esta edición, México deja el penúltimo lugar que alcanzó el 2015 y se aleja a 4 posiciones de distancia del último lugar, que corresponde a Filipinas, gracias a que este año el Índice incluyó a 10 países más en su estudio.