El Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de Investigación de Cátedras Conacyt (Siintracátedras) denunció que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha generado confusión al exponer imprecisiones sobre este grupo de investigadores.

Mientras se inauguraba el Foro Los Derechos y Garantías de las y los Trabajadores del Sector de HCTI, convocado por Conacyt y la federación de sindicatos del sector este 10 de agosto, también se realizaba el encuentro bilateral para las negociaciones de un contrato colectivo de trabajo entre el Conacyt y Siintracátedras (las fechas asignadas son 10, 11, 17 y 18 de agosto).

Ellos se dieron cita en el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social con el objetivo de iniciar, tal como se había convenido en una audiencia previa el día 30 de junio, los trabajos para el contrato. En ese momento durante el foro, Daniela Herrera Covarrubias, directora de Estrategia y Procesos Jurídicos de Conacyt, expuso que este sindicato tiene 43 afiliados, que busca en la negociación del contrato colectivo un incremento en su salario mensual de 20,000 pesos, a pesar de ser los que más ganan, así como un estímulo adicional de 40,000 pesos.

“Esta información no se apega a la realidad y enturbió el proceso de negociación”, aseguran en un comunicado, por lo que se exhorta al Consejo a evitar una confrontación innecesaria en este momento crucial a partir de la difusión de información imprecisa que desinforma y que entorpece el proceso de negociación en curso”.

En entrevista para El Economista, la doctora Perla Fragoso Fragoso, representante de este sindicato, dijo que el análisis que hace Conacyt es bastante superficial por lo que se solicitó a la representación que se conduzcan con ética y verdad. Dijo que en realidad el espíritu del contrato colectivo es generar condiciones de estabilidad y certidumbre laboral –que es lo que más se ve vulnerado con Cátedras–, y no mejoras salariales ni prestaciones.

“Nosotros le planteamos a Conacyt que no estamos peleando ningún aumento salarial ni de prestaciones, lo único que colocamos como posibilidad de negociación fue que, por un lado Conacyt nos puede rescindir el contrato en las evaluaciones trienales y para cambiar esta lógica punitiva sugerimos que en lugar de castigarnos nos estimule, y propusimos un monto económico que desde el primer día en la negociación se planteó la disposición de declinar, al ser propuesta que implicara un costo extra al de nuestras contrataciones”.

Fue enfática, no se está pidiendo ningún aumento salarial, y sobre los 40,000 pesos que se mencionan, la explicación sería la anterior. También aclaró que su ingreso está compuesto por un salario base y por un estímulo al proyecto, “pero Conacyt lo está manejando como un salario extraordinario muy por encima de los demás investigadores, sin embargo el salario base es equiparable a nuestros pares, quienes también tienen acceso a estímulos dentro de las instituciones”.

“Sí nos parece un manejo parcial de la información, por ello nos interesa comunicar que no somos privilegiados, estamos sometidos a una serie de evaluaciones, que estamos a favor de las mismas, pero que la consecuencia sea la rescisión del contrato vulnera el derecho a la estabilidad y certidumbre laboral, mismo que es un derecho constitucional”.

También señaló que después de las últimas dos reuniones, Conacyt se ha desdicho de la firma del contrato colectivo  y se ha comunicado que ellos no están en posibilidad presupuestaria de firmarlo, “no hay otro argumento aun cuando hemos dicho que no queremos ningún aumento”, la próxima semana lo que se buscará es abogar por los casos de rescisión laboral por razones de violación a derechos laborales, para que la maestra María José Rhi Sausi Garavito, directora adjunta de Desarrollo Científico de Conacyt los conozca y se sensibilice, por ello estamos dispuestos a seguir el diálogo”, sostuvo.

Por último, Conacyt señaló que son 43 afiliados, “pero somos alrededor de 300 cátedras, que se registrarán en cuanto se abran las oficinas correspondientes para poder realizar la actualización, este es un sindicato joven que además está en un proceso de crecimiento día con día”.

Conacyt ha dicho que no hay ninguna consideración respecto a que las Cátedras participen en las normativas de la institución y que regulan nuestra condición académica”.

“El derecho de huelga es el que menos nos gustaría ejercer, pero es un derecho que tenemos y en todo caso habría una corresponsabilidad porque nosotros no lo queremos. Se valorará con la base de un sindicato democrático qué continúa, pero el derecho a huelga es una posibilidad”.  

Perla Fragoso Fragoso, representante de siintracatedras.

nelly.toche@eleconomista.mx