Autoridades chilenas defendieron el domingo el uso en el país de la vacuna contra el Covid-19 fabricada por la china Sinovac después de que un alto funcionario del país asiático pareció hacerse eco de las dudas sobre su eficacia.

Gao Fu, director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de China, dijo en una conferencia que el país está evaluando formalmente mezclar vacunas contra el Covid-19 ya que las vacunas disponibles actualmente "no tienen tasas de protección muy altas".

Más tarde dijo en una entrevista con medios estatales que sus comentarios fueron "completamente incomprendidos".

Datos disponibles muestran que las vacunas chinas van a la zaga de otras, incluidas Pfizer y Moderna en términos de efectividad, pero requieren controles de temperatura menos estrictos durante el almacenamiento.

La vacuna desarrollada por Sinovac resultó ser poco más del 50% efectiva para reducir la infección en ensayos clínicos brasileños. Un estudio del mundo real de datos de vacunación y contagio de la Universidad de Chile sugirió días atrás que la vacuna fue 54% efectiva para reducir la infección.

Chile pagó 3.5 millones de dólares para albergar un ensayo clínico de la vacuna y también ordenó 60 millones de dosis para su población de 19 millones durante tres años.

El país ha dependido en gran medida de Sinovac, junto con una menor cantidad de dosis de Pfizer, para implementar una de las campañas de vacunación más rápidas del mundo. Hasta ahora inoculando a 4.6 millones de personas con dos dosis y 7.2 millones con una.

Chile también firmó acuerdos de suministro con las farmacéuticas Johnson & Johnson y AstraZeneca, pero aún no se han materializado las entregas debido a los cuellos de botella en el suministro.

El domingo, el ministro chileno de Ciencia, Andrés Couve, dijo que era importante centrarse en los datos y la efectividad de la vacuna para reducir necesidad de tratamiento médico, hospitalización o que llevaron al fallecimiento.

Dijo que el Ministerio de Salud de Chile publicará en breve un estudio del mundo real sobre la efectividad de ambas vacunas implementadas en su población y exhortó a los chilenos a continuar participando en el programa de vacunación.

Heriberto García, director del Instituto de Salud Pública de Chile que dio luz verde al despliegue de emergencia de CoronaVac, dijo que la gente no debe prestar atención a los titulares.

"Los estudios de la Universidad (de Chile) y los que sacará el Minsal (Ministerio de Salud) dicen lo mismo: se ha disminuido la cantidad de hospitalizados y enfermos. Eso es un buen camino", dijo al diario local La Tercera. 

kg