Luego de que en el 2015 la inversión extranjera en proyectos de minería en el país fuera de apenas 3 millones de dólares, en el 2016 ésta ascendió a 718 millones, impulsada principalmente por Canadá.