Los editores independientes de México unieron sus voces para advertir sobre la necesidad de un organismo gubernamental que sirva de intermediario entre el sector y las autoridades, además de demandar apoyos financieros para poder enfrentar los efectos de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 e impedir el cierre de editoriales y librerías.

En el marco de la clausura de la VIII Feria del Libro Independiente (FLI), los editores de este sector emitieron este domingo 27 de septiembre una declaración en la que demandaron un organismo que se encargue de las políticas públicas relacionadas con el libro y la lectura, luego de que la Dirección General de Publicaciones (DGP) se encuentra en proceso de transición para fusionarse al Fondo de Cultura Económica (FCE), que dirige Paco Ignacio Taibo II.

Los editores independientes propusieron que este organismo se dedique a desarrollar programas para estimular y fortalecer a la edición independiente por medio de "coediciones transparentes y abiertas".

"Deberá estar a cargo de desarrollar programas de apoyo a la traducción —desde y hacia las lenguas de México—, a la exportación del libro mexicano, a la compraventa de derechos de autor en el plano internacional y al desarrollo de herramientas para el manejo de información bibliográfica", destacaron entre los 11 puntos desplegados en la Declaración de los Editores Independientes.

En el documento, los editores participantes en la FLI, reunidos bajo el lema "Comunidad en acción" argumentaron que, por sus aportaciones culturales, las editoriales y librerías independientes son merecedoras de apoyos gubernamentales que permitan superar el impacto económico por la suspensión de actividades en los últimos meses que agravó la situación de la industria editorial independiente.

Entre las propuestas, los editores sugirieron exenciones fiscales y créditos con tasas de interés favorables, que "consideren como colateral el valor simbólico y no sólo el económico de las empresas".

Reiteraron la urgencia de impulsar iniciativas jurídicas como la tasa 0 del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la venta de libros de terceros, además de hacer efectiva la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, en particular el sistema de precio único.

También instaron a revisar los términos de las relaciones comerciales entre editores y libreros para buscar nuevas prácticas y acuerdos que permitan "lograr un mejor funcionamiento de la maquinaria que lleva los ejemplares a los lectores".

Mencionaron la necesidad de apoyos del Estado para que la industria editorial independiente pueda aprovechar las herramientas tecnológicas, tanto para la producción de libros electrónicos, como para su venta. "En particular para la digitalización de catálogos históricos".

Los editores independientes celebraron la creación del Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Edición y Publicación de Obras Literarias Nacionales, que consideraron un ejemplo de la interacción constructiva entre autoridades y organismos gremiales.

"Confiamos en el diálogo constante con los lectores, con las librerías, con los órganos legislativos, con las oficinas gubernamentales y entre nosotros mismos para imaginar y hacer realidad las soluciones que la situación actual exige", reiteraron.

La VIII Feria del Libro Independiente se realizó del 12 al 17 de septiembre en un formato híbrido: presencial y digital, en el que participaron alrededor de 60 editoriales independientes.

Su sede física fue la Librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (FCE) además de transmitir diversas actividades y conferencias a través de las redes sociales y plataformas digitales de la FLI, el FCE y el Colegio de San Ildefonso.

Las 60 editoriales que participaron en la VIII FLI:

Abismos, Alias, Andante, Astrolabio, Bajo Tierra, Bonilla Artigas, La Cabra, La Caja de Cerillos, Cal y Arena, Canta Mares, La Cartonera, Casa del Ahuizote, Cayuc, CIDCLI, La Cifra, De Otro Tipo, El Dragón Rojo, Adhalca, Educación y Cultura, Elefanta, Eón, Ermitaño, El Errante, Eximia, Festina, Ficticia, Fogra, Grano de Sal, Gris Tormenta, Hacerse de Palabras, Itaca, Juan Pablos, Libros de Godot, Libros Magenta, Mangos de Hacha, Mantis, Mastodonte, El Milagro, Moho, Monosílabo, Narratio, Nieve de Chamoy.

Así como, Nitro/Press, Paradiso, Paraíso Perdido, Petra, Resistencia, Sexto Piso, Sin Nombre, Sur Plus, Tabaquería, Taller Ditoria, Textofilia, Tintable, Trilce, El Tucán de Virginia, Tumbona, Vanilla Planifolia, Vaso Roto y Viceversa.

kg