Este viernes la carrera científica por obtener una vacuna que ayude a contrarrestar la enfermedad Covid-19 causada por el virus  SARS-CoV-2, dio un salto prometedor. El Instituto de Biotecnología de Pekín y la compañía Cansino Biologics, en China, publicaron los resultados sobre estudios de fase I para lograr la primera vacuna de este país. El experimento ofrece resultados promisorios, aunque los investigadores recordaron que el camino aún es largo para que las vacunas lleguen a cada país y lugar que la requiera.

El objetivo del estudio publicado en la revista The Lancet, fue evaluar la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad de una vacuna para Covid-19. Esta fue vectorizada (llevar información genética que generará inmunidad para otra enfermedad) con adenovirus recombinante tipo Ad5 y se utilizó la glucoproteína espiga como el antígeno (sustancia que al introducirse en el organismo induce en este una respuesta inmunitaria, provocando la formación de anticuerpos.) por la experiencia previa con las vacunas contra SARS y MERS.

La investigación se realizó en Wuhan, China, ciudad donde se originó el brote del nuevo coronavirus en diciembre de 2019,  con 108 adultos sanos entre 18 y 60 años, fueron asignados a uno de los tres grupos para recibir una inyección intramuscular de la vacuna. Entre los hallazgos se documentó al menos una reacción adversa dentro de los primeros 7 días, las más frecuentes fueron fiebre, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular. Todas de gravedad leve o moderada.

Los anticuerpos aumentaron significativamente el día 14 y alcanzaron su punto máximo 28 días después de la vacunación. La respuesta específica de células T (mediadores de la respuesta inmune) alcanzó su punto máximo el día 14 después de la vacunación.

Por lo anterior los científicos determinaron que la vacuna Covid-19 vectorizada con Ad5 es tolerable e inmunogénica a los 28 días después de la vacunación, por lo que se sugiere y se justifica una mayor investigación.

Desde abril, el equipo chino tiene en marcha una segunda fase de ensayos con unos 500 pacientes para afinar la dosis más adecuada para que esa respuesta inmune proteja contra la infección por SARS-CoV-2.

En esta segunda fase del proyecto se incluirán por primera vez participantes de más de 60 años, un grupo de especial interés por su susceptibilidad ante el Covid-19.

[email protected]