Entrevista Dr. Arnold Monto, médico epidemiólogo, Universidad de Michigan.

“Tomémoslas más en serio, por ejemplo, no sabíamos en muchos casos que la influenza se seguía presentando y seguía llevando a las personas al hospital, esperemos seguir con la cantidad de vacunas para este padecimiento y aumentando la conciencia”, dice

El doctor Arnold Monto, epidemiólogo líder en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, platicó con El Economista sobre algunos aspectos a considerar en esta etapa de la pandemia por Covid-19, además nos habló del estatus de otras enfermedades respiratorias como la influenza o el RSV (virus sincitial respiratorio) y cómo deberíamos dimensionar este tipo de enfermedades infecciosas de origen vírico. 

“Las enfermedades infecciosas nunca nos han dañado gravemente en sí, podríamos pensar en el 2009 cuando tuvimos una pandemia que atacó a México primero, hubo muchas hospitalizaciones, muertes y preocupación de que el virus del H1N1 iba a ser devastador, afortunadamente no fue tan severo, pero fue atemorizante durante varios meses al inicio de la pandemia”. 

Dijo que también hemos tenido otras pandemias en el pasado y México como país ha sabido contenerlas. Antes de las buenas medidas de control, se presentaron problemas como el cólera, el dengue y diferentes enfermedades que han sido de gran preocupación en cuanto a la salud pública, pero esta es la primera epidemia causada por un coronavirus del cual tenemos conocimiento.

El doctor Monto fue asignado al inicio de la pandemia para monitorear otros problemas como RSV e influenza por lo que comparte: La RSV nunca ha causado una pandemia, es una enfermedad generalmente con síntomas leves similares a un resfriado, en ocasiones severa en adultos mayores y ahora se tienen muchos niños menores de 6 meses de edad que pueden tener problemas respiratorios y que puede causar neumonía, que es similar pero no tan extensiva como lo es la influenza, por lo tanto, podemos dejar de lado a la RSV y comparar más la influenza con el Covid-19, de entrada porque ambas pueden causar pandemias. 

Agregó que hoy la influenza ha quedado rezagada por el tema de Covid-19, pero el especialista asegura que va a regresar, por ahora lo que nos mantiene más ocupados es el SARS-CoV-2.

—¿Qué podemos esperar en cuanto a Covid-19?

Probablemente la razón por la cual el Covid-19 regresó tan fuerte también es debido a la temporada invernal tan severa en el hemisferio norte, pero en realidad no sabemos si vamos a ver que este virus continúe todo el año, yo sospecharía que no, cuando sucede por ejemplo una pandemia de influenza, llegamos a ver transmisión durante el verano pero es poca, me parece que tenemos que esperar y ver cómo se desarrolla la temporalidad para este virus porque definitivamente es completamente inusual tener a toda la población siendo susceptible.

—¿Las medidas adoptadas prevalecerán?

Es difícil saber si medidas como el distanciamiento social prevalecerá, yo sospecharía que deberemos utilizar los cubrebocas cuando estemos enfermos y será mucho más común, probablemente actuaremos como los países asiáticos, en donde la gente utiliza cubrebocas de manera rutinaria cuando se enferman, yo no creo que vayamos a estar utilizando cubrebocas todo el tiempo una vez que se tenga al Covid-19 bajo control, por ahora se requiere seguir manteniendo a la gente alejada de los demás, especialmente a las personas susceptibles, esto hasta que las tasas comiencen a disminuir, esto va a pasar y podremos ser más laxos en las restricciones. 

—¿Hay preocupación sobre las nuevas cepas de coronavirus?

Las cepas se pueden limitar y retrasar su llegada, pero no evitarlas. Estas se deben medir a través de técnicas moleculares y definitivamente es necesario registrarlo, necesitamos verlo en términos de si las vacunas están funcionando bien o no y la frecuencia de las variantes. Hoy es un elemento importante para los laboratorios que realizan las vacunas, pues están interpretando qué tan bien funciona la vacuna aun con la presencia de más cepas. 

Por ejemplo, la cepa proveniente de Reino Unido se puede transmitir mejor, pero al parecer la vacuna también está funcionando bien contra ella, para la sudafricana probablemente la vacuna no funcione tan bien, pero sigue teniendo cierto efecto, esas son las cosas de las que tenemos que seguir aprendiendo y probablemente tendremos que ir remplazando la cepa en la vacuna, estas son cosas relativamente fáciles de hacer, pero se tiene que monitorear de manera mundial. 

—¿Es momento de abrir espacios como las escuelas?

Hay un problema en mantener las escuelas cerradas, porque son muy necesarias para que los niños y jóvenes puedan interactuar con otros, al tener menor frecuencia de contagio en esta población el abordaje podría ser abrir las escuelas para los más pequeños, utilizar medidas de control adecuados, evitar un contacto cercano, que el número de alumnos sea menor, lo que sí sería indispensable es la inmunización al personal docente para evitar contagios, pronto las cosas van a facilitarse más cuando estén las vacunas disponibles pero no se tendría que esperar hasta este punto para abrir las escuelas de manera cuidadosa e ir rastreando lo que está pasando, si se identifica un brote, se pueden detener las cosas en ese momento. 

nelly.toche@eleconomista.mx