Cuatro jóvenes cineastas mexicanos compiten en el Festival de Cine Latino de Toulouse (sudoeste de Francia) con cuatro sorprendentes películas que revelan una búsqueda de las raíces y una exploración de la profunda crisis económica, social, emocional de ese país.

El creador mexicano, y no sólo los que trabajamos en el cine, está obsesionado con su país, quizá porque no le vemos salida a la crisis , dice Matías Meyer.

UNA GUERRA CON COMPROMISO

Meyer es autor de Los últimos cristeros, uno de los 14 largometrajes en competencia en esta fiesta del cine latinoamericano (del 23 de marzo al 1 de abril).

Su película, una epopeya donde lo visual tiene primacía, sume al espectador en el paisaje dramático y desolador de la guerra religiosa que asoló México hacia los años 20 y que es un capítulo que las jóvenes generaciones casi desconocen.

Mi padre es el gran experto de la Cristiada y yo iba con él de niño a visitar a campesinos supervivientes de ese conflicto , dijo el realizador, cuya película suscita una reflexión sobre el compromiso, sea religioso, político o personal.

CON MACHETES Y ENTRAÑAS

El lenguaje de los machetes, ópera prima de Kyzza Terrazas, se sitúa en el México de hoy, pero comparte también una reflexión sobre el compromiso y sobre las utopías.

Ambientada en un México sacudido por manifestaciones y la injusticia social, la película de Terrazas aborda el malestar de una joven pareja y su amor imposible en una sociedad llena de injusticias y falta de amor.

La idea del filme me surgió tras los atentados de Nueva York en el 2001. Yo estaba allí y eso hizo preguntarme sobre qué lleva a ese punto del que uno no se puede echar más para atrás. Luego vi ese mismo año las movilizaciones en San Salvador Atenco, en México , contó Terrazas, de 35 años.

Terrazas confiesa que su filme es como un grito que le ha salido de las entrañas, ante una sociedad que no ha cultivado la civilidad, el sentido de identidad .

SIN OPORTUNIDADES NI FUTURO

En México vivimos una profunda crisis social, política, económica, emocional, y a los creadores nos toca retratar lo que pasa en el entorno , coincidió Gabriel Mariño, autor de Un mundo secreto, que también figura en la competencia por el máximo premio de este Festival, que será anunciado el sábado.

El filme de Mariño ofrece, a través del retrato de una joven que viaja por México para conocer a la ballena gris, una radiografía de la juventud mexicana.

Creo que el gobierno mexicano olvidó a los jóvenes , lamentó el joven director, en cuya película todos los protagonistas están perdidos, sin padres, sin oportunidades, sin sueños, sin futuro.

HERIDAS ABIERTAS

El mexicano Pablo Aldrete explora también las raíces y la identidad de su país en Río de oro, un ambicioso western que se sitúa a mediados del siglo XIX.

Filmado en el estado de Sonora, donde creció Aldrete, la película retrata las luchas entre mexicanos, apaches chiricahuas y colonos estadounidenses. Un conflicto cuyas heridas nunca se han cerrado , que Aldrete confiesa: Siempre me ha fascinado e intrigado.

Creo que es difícil hallar salida a la crisis que afecta a México si no conocemos su historia, si no sabemos quiénes somos , dijo Aldrete en Toulouse, que presenta desde hace 24 años un extenso panorama de la cinematografía de América Latina.