México asumió la coordinación de la Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural, mecanismo que este martes por la mañana anunciaron en conjunto la Secretaría General Iberoamericana (Segib) y la Secretaría de Relaciones Exteriores, haciendo un llamado a la región de habla hispana y portuguesa a la reinvención del mundo y no a su restauración y a construir una agenda común para enfrentar, a partir de la cultura, los desafíos de Iberoamérica en el siglo XXI.

Desde las primeras horas del encuentro, Enrique Vargas, coordinador del Espacio Cultural Iberoamericano (ECI), y Enrique Márquez, director ejecutivo de Diplomacia Cultural de la cancillería mexicana, y desde ahora coordinador de la red, pusieron el dedo en las llagas de un mundo convulsionado por la propagación del virus del Covid-19.

Haciendo una analogía con el siglo XX, que comenzó con la llamada Gran Guerra,  compartieron el horizonte de un siglo XXI que comienza con una pandemia letal, que ha puesto en evidencia las grietas del mundo que hemos construido y el ocaso de un modelo que sacrificó la naturaleza en aras del progreso y el bienestar social por la ganancia; que marginó el arte, la poesía y la creación, y que ahora reclama esfuerzos multilaterales y un nuevo modelo de diplomacia cultural para enfrentar las nuevas expresiones de odio y racismo, la amenaza de desigualdad y exclusión de las tecnologías, que se suman a las desigualdades económicas y sociales preexistentes; la criminalización de la migración y el deterioro acelerado de la naturaleza, cuyos efectos en el cambio climático son alarmantes.

“La crisis de crisis que nos agobia”, reclama que abramos ventanas a la inteligencia social y al pensamiento crítico, apuntó Enrique Márquez. “Pocas veces en la historia, como hoy, la cultura ha tenido la oportunidad de incidir en la nueva economía y la política que el planeta reclama”, dijo.

“Además de promover la internacionalización nuestras respectivas culturas nacionales, es un tiempo oportuno para tratar entender juntos qué es lo que el mundo nos pide hoy para reinventarlo”, señaló.

Por su parte, Enrique Vargas destacó: “Ante la mayor crisis a la que nos hemos enfrentado, tenemos que ser más imaginativos y vencer las profundas asimetrías existentes”.

“Sorprende gratamente constatar que todos los países de la región tengan esta voluntad de diálogo y de construir entre todos una agenda común para enfrentar estos desafíos, en un contexto donde parece no haber mucho espacio para el diálogo”, agregó el coordinador del ECI.

En el marco del Encuentro Iberoamericano de Diplomacia Cultural, convocado por el organismo internacional vía remota e inaugurado conjuntamente por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, y por la titular de la Segib, Rebeca Grynspan, los representantes de los 22 países de la comunidad de naciones iberoamericanas respaldaron la creación de la Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural y se comprometieron a construir una agenda común para el siglo XXI, en una reunión que puso pausa durante casi cuatro horas a las diferencias ideológicas.

El canciller Ebrard, como anfitrión del encuentro, celebró la creación de este nuevo mecanismo de cooperación y subrayó que la crisis económica y social que hoy vivivmos, a raíz de la pandemia del Covid-19, “exige diseñar el mundo que va a emerger”.

“En un escenario de crisis generalizada como el que estamos viviendo, con nuevas tensiones, desequilibrios, conflictos, unilateralismos, y nuevos discursos de exclusión, no sabemos si lo que viene va a ser mejor o peor, pero sin duda, lo que sí sabemos es que va a depender de la cultura”, dijo el canciller mexicano.

El jefe de la política exterior de México agregó que “la cultura tiene el poder de unir o separar, de  dividir o transformar, porque está en el corazón de nuestra forma de vida y de nuestra organización política, por eso es tan relevante el quehacer de la diplomacia cultural”.

Ebrard recordó la masacre de agosto de 2019 en El Paso, Texas, por motivos raciales, y dijo que ese tipo de acciones “tienen su base en la cultura”, “por tanto debemos reflexionar desde la red de diplomacia cultural, qué mundo queremos construir y qué queremos cambiar”.

En su intervención, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan Mayufis, expresó a los 60 participantes en la reunión virtual su confianza en que la crisis sanitaria fortalecerá los vínculos de la región, y destacó el significativo papel que juega la diplomacia cultural en el Espacio Cultural Iberoamericano. “La nueva normalidad, no solo tiene que ser nueva sino mejor”, señaló.

“A México y a los mexicanos siempre los llevamos en el corazón”, dijo al agradecer la anfitrionía y la presencia del canciller Ebrard y del subsecretario para América Latina, Maximiliano Reyes; así como la participación de la ministra de Cultura de Costa Rica, Sylvie Duran, de las y los viceministros y directores de Asuntos Culturales, Cooperación y Diplomacia Cultural de las cancillerías de Iberoamérica, allí reunidos; y, finalmente elogió a Enrique Márquez por su disposición y liderazgo para coordinar la red anunciada y al embajador Rómulo Acurio, director de Asuntos Culturales de la cancillería peruana, quien será el vicecoordinador; ambos por un periodo de al menos los próximos dos años.

Finalmente, reconoció y agradeció la generosidad que han tenido las comunidades culturales de todos los países durante el confinamiento, y llamó a “reciprocar lo mucho que nos han dado”.

Los puntos sobre las íes

Temas que pusieron en la mesa los representantes de los 22 países:

• La cultura como herramienta de diplomacia cultural y de desarrollo social.

• La precarización de las comunidades culturales a causa de la pandemia.

• La creación de fondos concursables, siguiendo la experiencia de Chile.

• La promoción y difusión del idioma portugués, a propuesta de Brasil.

• La economía naranja, para contribuir a la conversión de la producción creativa e intelectual en bienes y servicios culturales.

• El aprovechamiento de la tecnología digital para potenciar la difusión de las manifestaciones culturales y alcanzar nuevos públicos.

• Buscar mecanismos de monetización del trabajo creativo e intelectual en las plataformas digitales.

• Reducir brechas tecnológicas y evitar nuevas exclusiones.

• Buenas prácticas en materia de gestión del patrimonio cultural.

• Fortalecer las lenguas y pueblos originarios.

• Diseñar una estrategia común contra el racismo, la discriminación y la exclusión.

La región iberoamericana está integrada por los países de habla hispana y lusófona de América Latina y el Caribe, junto con España, Andorra y Portugal.

[email protected]