En estos momentos de pandemia por Covid-19 la Organización Mundial de la Salud y otros organismos como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en Estados Unidos, han recomendado la utilización amplia y abundante de pruebas, sin embargo, muchas de ellas han causado amplia controversia. En este sentido, el epidemiólogo Morgan Guerra Gea asegura que es muy relevante informar a la población de las diferencias que existen en las pruebas y para qué momento de la pandemia son más funcionales.

Hasta ahora, las empleadas para esta emergencia sanitaria son la prueba PCR o diagnóstica y la prueba rápida de detección de anticuerpos, también conocidas como serológicas y prueba rápida de antígeno.

Las pruebas de diagnostico

La prueba PCR (Reacción en Cadena de la Polimersa) es la prueba estándar de oro y detecta la infección activa de Covid-19 a partir de la presencia de la molécula genética Ácido Ribonucleico (RNA), esta es detectada a través de la extracción de mucosidad de una persona y cuyo resultado demora entre 24 y 72 horas dependiendo del laboratorio. Dicha prueba cuenta con muy buena precisión y confirma la existencia de una infección activa, determinando si un individuo es capaz de contagiar a otros.

“Esta es hoy en día la única prueba de diagnóstico que permite saber si una persona tiene un virus activo en la mucosa”, y es importante mencionar que algunas personas en las que resulta un falso positivo, después del tiempo de infección, se debe a que, aunque ya no se tiene el virus activo, aún se tiene material genético inactivo.

En México también se ha aprobado una especie de PCR, pero que es una mezcla de diferentes muestras, es decir, para poder bajar el costo de las pruebas, en lugar de procesar la muestra de la mucosa de una persona, se toman hasta 15 muestras y utilizan un solo procesamiento, si todas salen negativas, quiere decir que todas estas personas están sanas y si alguna sale positiva, se procede a hacer pruebas individuales.

Prueba rádida de anticuerpos

Esta prueba se recomienda realizar a partir del séptimo día de haber iniciado síntomas de enfermedad respiratoria, consiste en analizar una pequeña muestra de sangre, para identificar anticuerpos IgM e IgG, su resultado se puede obtener 15 minutos después de la toma de muestra y su precisión es buena.

“Estas son económicas y sirven a las empresas y poblaciones para saber a cuánta gente ya le dio el virus, quien ya tuvo la enfermedad en el pasado, al menos 15 días antes, ya que es posible detectar la enfermedad una vez que se hayan desarrollaron anticuerpos”. El especialista asegura que conforme va pasando la pandemia y van aumentando la cantidad de casos, estas pruebas van teniendo mayor relevancia ya que entre más sepamos cuánta gente es inmune, podemos reactivar con mayor confianza la economía.

La presencia de anticuerpos IgM indica que el sujeto ha sido expuesto al virus y sugiere que el contacto ha ocurrido en las dos semanas anteriores a la muestra. La presencia de anticuerpos IgG e IgM en forma simultánea, indica que la enfermedad está pasando su forma aguda.

Cabe señalar que aún se encuentra en investigación la inmunidad que ofrezca la protección derivada de la presencia de anticuerpos contra este padecimiento. Hoy la evidencia también nos dice que “Algunas personas con pruebas de PCR positivo hace más de 15 días, pueden ya desarrollar un tipo de inmunidad celular, pero no desarrollar anticuerpos, es decir es una inmunidad mediada por células con la que no te puedes volver a enfermar o se tiene menor riesgo”.

Hoy en México la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya ha evaluado varias de estas pruebas y están aprobadas siete de ellas. A pesar de la controversia en el uso de estas pruebas, el también director de Previta, empresa dedicada a la salud, asegura que en una epidemia de esta naturaleza se vuelve relevante tener la mayor cantidad de evidencia y las pruebas en este sentido son una de las mejores herramientas.

Pruebas de antígeno

Estas pruebas aún no están disponibles en el mercado mexicano, pero seguramente las tendremos. La muestra es tomada a través de secreciones del tracto respiratorio, e identifica antígenos virales para SARS-CoV-2, generando resultados entre 15 a 20 minutos posteriores a la toma de muestra, permitiendo conocer casos sospechosos de infección activa, pero cuenta con una menor precisión que las dos anteriores. Estas también podrían servir para empresas u oficinas para cuando llegue el momento de reincorporar al personal.

Casos de coronavirus en América Latina: pruebas para detectar Covid-19

nelly.toche@eleconomista.mx