En México existen 6,011 salas de cine; de éstas, 2,541 son propiedad de Cinemex y 3,037 de Cinépolis. Sólo 433 pantallas pertenecen a empresas de exhibición independientes y muchas de ellas se ubican en el interior de la República mexicana.

Cinemagic cuenta con 74 salas y su participación de mercado es de 1.2%; Henry Cinemas, con 67, alcanza 1.1%; CitiCinemas cuenta con 45 y 0.7%, y otros (no se especifican nombres) cuentan con 247 salas y representan 4.1% del pastel.

Mientras que Cinépolis tiene 50.5% y Cinemex 42.3% del mercado, lo que suma entre los dos 92.8% de la exhibición cinematográfica de nuestro país, la cual representa 274 millones 392,000 boletos de los 296 millones que se vendieron en el 2015.

Según datos de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), el año pasado se tuvo un incremento de 15% en la asistencia al cine en México, al pasar de 257 millones de boletos vendidos en el 2014 a 296 millones en el 2015. Con estos números, nuestro país ocupa el cuarto lugar en el mundo, en cantidad de boletos vendidos.

En el caso de la taquilla, el incremento fue de 14.8%, tomando en cuenta los 12,006 millones de pesos que ingresaron a las salas de cine en el 2014, frente a los 13,793 que lo hicieron el año pasado.

Con estos números, México ocupa la décima posición en ingresos en el mundo. La asistencia al cine por habitante se incrementó 16% al llegar a 2.5 veces, frente a las 2.1 veces del 2014.

Mucho del éxito se debe a que se estrenaron películas muy taquilleras como Avengers: Era de Ultrón, (784 millones de pesos y 15.7 millones de boletos); Rápidos y Furiosos 7 (779.29 millones de pesos y 15.5 millones de boletos); Minions, (724.79 millones de pesos y 16.1 millones de boletos).

La taquilla mexicana total creció 14.8% anual, frente a 6% de crecimiento de la internacional.

Otro dato importante es que las distribuidoras de cine extranjeras controlaron el mercado de nuestro país: las cinco primeras alcanzaron ingresos por 8,424 millones de pesos. Universal obtuvo 3,064 millones; Disney, 2,545 millones; Fox, 1,776 millones; Warner, 1,607 millones, y Sony, 1,280 millones. La distribuidora mexicana Videocine se quedó con el sexto lugar de ingresos, con 1,109 millones.

El cine mexicano? cae dramáticamente

El 2015 fue un año de retroceso para el cine mexicano. La caída respecto del 2014 fue de 26.4% en cuanto a la venta de boletos, al pasar de 23.4 millones de asistentes a 17.2 millones en el 2015.

La taquilla también sufrió una caída de 27.7 por ciento. En el 2014 ingresaron 1,023 millones de pesos, mientras que en el 2015 sólo se registraron ingresos por 739 millones de pesos.

A pesar de que el cine mexicano llegó a representar hasta 10% de la taquilla nacional, el año pasado apenas alcanzó 5.3 por ciento.

En el 2015 llegaron a la cartelera comercial 85 películas de las 140 que se produjeron, según informó el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine). Pero sólo tres películas mexicanas superaron la barrera de los 100 millones de pesos: Un gallo con muchos huevos, 167.8 millones de pesos y 4.1 millones de boletos; El gran pequeño, 148.3 millones de pesos y 3.3 millones de entradas y A la mala, 126.6 millones de pesos y 2.8 millones de boletos vendidos.

De las 459 películas que estrenaron en México, 85 fueron mexicanas, 192 de Estados Unidos y 182 del resto del mundo, es decir, 18.5% representó el cine mexicano en cuanto a estrenos.

Con un presupuesto de 750 millones de pesos, el Imcine apoyó en el 2015 a 140 películas, entre documentales, animaciones y ficción.

Los apoyos fueron vía el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine), el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine) y el Eficine 189 Producción.

Por ejemplo, para largometrajes, el Imcine y sus diferentes comités autorizaron 635 millones 655,967.99 pesos por concepto de estímulo fiscal a 64 Proyectos de Inversión en la Producción Cinematográfica Nacional.

Mientras que el Eficine 189 Distribución autorizó 38 millones 671,800.73 pesos para que 32 proyectos tuvieran una exhibición en cines.

El problema es que en su mayoría no logran permanecer más de dos semanas en las salas comerciales, por lo que tienen (en general) un pobre desempeño en la taquilla.

Eso hace difícil algún tipo de recuperación de la inversión que el Estado hace en el cine mexicano.

Ni en casa ni en el extranjero

Sin embargo, los problema del cine mexicano no paran ahí, según Canacine, sólo seis películas mexicanas se estrenaron en Estados Unidos, alcanzando ingresos totales de 19.4 millones de pesos.

Dos de ellas, A la mala y Un gallo con muchos huevos, tuvieron un buen estreno en el mercado estadounidense gracias a Televisa y su socio Lionsgate, que a través de Pantelion Films las colocaron en alrededor de 390 pantallas.

El caso más interesante fue el de El gran pequeño, que fue apoyada por Open Road, que distribuyó la película de Eduardo Verástegui en más de 1,000 pantallas, alcanzando una taquilla aproximada de 6 millones de dólares.

Güeros, aunque llegó a Estados Unidos, lo hizo de forma limitada, con una empresa independiente que la colocó en una sala casi de manera simbólica.

El único rubro donde al cine mexicano le va bien es en los premios internacionales, pues en el circuito de festivales alcanzó casi 100 estatuillas o menciones, mientras que a nivel nacional Imcine reportó 115 el año pasado.

[email protected]