China elevó a 25 muertos y 830 casos el balance de la epidemia provocada por un misterioso virus, informa la Comisión Nacional de Salud.

Las autoridades examinan además 1,072 casos sospechosos de este virus, originado en la ciudad de Wuhan (centro), añadió la fuente.

Los responsables sanitarios temen que la tasa de transmisión se acelere, ya que cientos de millones de chinos se desplazarán dentro del país y al extranjero durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que comienza el sábado.

El balance anterior, difundido el jueves, daba cuenta de 18 muertos y más de 600 casos de contagio, principalmente en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan.

El nuevo saldo fue publicado poco después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidiera no declarar una emergencia internacional por este nuevo coronavirus.

De los 830 casos, 177 se consideran graves, según la comisión, mientras que 34 pacientes están "curados" y fueron dados de alta en el hospital.

Frente a esta crisis, el régimen comunista tomó el jueves la decisión sin precedentes de poner en cuarentena a la ciudad de Wuhan y sus 11 millones de habitantes.

Otras ciudades de la región también han quedado aisladas del resto del mundo, con la suspensión del transporte desde estos municipios.

En total, unos 20 millones de personas están bloqueadas en la región.

kg