Investigadores del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) diseñaron, con genes y nanopartículas, un arma diminuta, un poco más grande que un virus, para combatir el cáncer de mama, modelo que ya están probando para ayudar a eliminar otros tipos de cáncer, como el de próstata, neuroblastoma y de pulmón.

Ya pasó la etapa in vitro, (en la etapa) in vivo y está casi lista para ser extrapolada para beneficio humano , dijo Rosa Angélica Castillo Rodríguez, para luego explicar que por lo pronto, nanopartículas construidas en laboratorio prometen ser una terapia alternativa para muchas mujeres con cáncer de mama triple negativo, que se caracteriza por la ausencia de tres receptores: estrógeno, progesterona y HER2/neu, también conocido como ErbB2.

La investigadora explicó que hay muchos subtipos de cáncer de mama, pero que decidieron enfocarse al triple negativo, por las pocas alternativas de tratamiento que existen ante este agresivo padecimiento.

El desarrollo prácticamente ya está terminado en roedores, la siguiente etapa debería hacerse con primates, pero hay una dificultad técnica, pues es muy complicado conseguir monos con cáncer, y provocarles este padecimiento tampoco se puede, porque tienen un sistema inmunocompetente muy activo; en resumidas cuentas, el desarrollo se podría traspasar a humanos.

Para llevar esta tecnología a los humanos, hay que pasar etapas que son independientes a los esfuerzos de los investigadores, quienes dijeron que si se hace un consorcio, se consiguen inversionistas o se vende la tecnología a una empresa, a lo mejor esto podría ser pronto, pero también podría quedarse en el olvido si no hay una promoción del desarrollo comercial .

No han evaluado cuánto dinero necesitarían para llegar a la gente, pero calculamos que se necesitarían 20 millones dólares, más o menos , sostuvo Daniel Martínez Fong, quien encabeza la investigación titulada Nuevo tratamiento para el cáncer de mama triple negativo utilizando nanopartículas suicidas con especificidad tumoral .

ENGAÑANDO AL SISTEMA

Este acercamiento se llama también envío dirigido en genes. Martínez Fong lo explicó: el núcleo fundamental de las nanopartículas es un gen y éste primero es condensado (enrollado o empaquetado) por una serie de moléculas, una de origen biológico con funciones celulares y otra es un polímero sintético .

Estas dos estructuras condensan al gen y luego le dan instrucciones celulares, para llegar a la célula cancerígena, para introducirse al núcleo y ahí expresarse y hacer su función terapéutica.

Su forma de funcionar es muy parecida a la estrategia del caballo de Troya, dijo Martínez Fong. Sí, esa arma que engañó a los troyanos: un caballo de madera hueco diseñado por Ulises de Ítaca y las nanopartículas harán algo similar.

Así, el caballo es como la nanopartícula y al interior lleva genes guerreros que posteriormente forman un frente de ataque contra las filas espartanas: el cáncer. El temible Aquiles juega el papel de los péptidos, que dirigen la operación para primero pasar desapercibidos, librar las murallas y llegar hasta el núcleo de la ciudad o, lo que es lo mismo, al núcleo de las células malignas sin dañar a los órganos periféricos.

Después de varios años de investigación, los investigadores y un grupo de trabajo lograron dos patentes en México y está en proceso una solicitud para la protección de este conocimiento en países como Estados Unidos, Europa y China.

Los investigadores, ambos del Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias del Cinvestav, explicaron que esta novedosa terapia inhibió hasta 49% la viabilidad de las células cancerosas en cultivo y 55-60% el crecimiento de tumores malignos en injertos en ratones.

No hemos detectado efectos secundarios y puede aplicarse vía intravenosa , destacó Martínez Fong.

BALA MEDICINAL CON IMPACTO SOCIAL

Castillo Rodríguez indicó que la importancia de este estudio es muy clara, pues el cáncer de mama es un problema de salud pública y en México es la primera causa de muerte por tumores malignos.

Indicó que nuevos estudios estarán enfocados en aplicar el modelo a otros tipos de cáncer, como el de colon, páncreas, mesotelioma, astrocitoma, meduloblastoma, meningioma, carcinoma medular tiroideo y sarcoma de Ewing.

Esta investigación es la ganadora de los 12 trabajos (seis del DF y seis del interior del país) que compitieron por el Premio a la Innovación en Bionanotecnología Cinvestav-Neolpharma.

[email protected]