El secretario de Cultura de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez del Real, se presentó la tarde de este lunes ante la Comisión de Derechos Culturales de la Cámara de Diputados de la Ciudad de México, en el Centro Histórico, para comparecer como parte de la Glosa del Primer Informe de Gobierno de la capital mexicana y rendir cuentas sobre los primeros 10 meses de trabajo en su administración.

Patrimonio dañado por los sismos

El funcionario reconoció que la Ciudad de México es una de las dos entidades que se han quedado rezagadas en el proceso de reconstrucción del patrimonio cultural y artístico afectado por los sismos del 2017. Reportó que hasta el momento hay 124 inmuebles que contaron con 539.6 millones de pesos de recursos del Fondo de Desastres Naturales. De ellos, dos inmuebles están concluidos, uno en proceso de obra, 20 en revisión, 25 con proyectos ejecutivos avanzados y 76 en procesos de asignación. Además, dijo, de los 69 inmuebles que procedieron con dinero del seguro que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) acordó con Banorte, por un monto de 75 millones de pesos, cuatro ya han concluido sus labores de recuperación, nueve están en obra, 38 en procesos de desarrollo, autorización y adjudicación, así como 18 más esperan adjudicación.

“En total, la Ciudad de México está asignando un monto de casi 166 millones de pesos para atender 20 monumentos históricos, cuatro monumentos artísticos, entre ellos la columna del Ángel de la Independencia, 39 viviendas con valor patrimonial en el Centro Histórico, y seis inmuebles de infraestructura cultural”, refirió.

La columna de la independencia

Para este monumento que también sufrió daños durante los sismos del 2017, Suárez del Real explicó que la rehabilitación consta de tres etapas: “La primera fue un refuerzo temporal y colocación del andamio estructural. En la segunda se va a hacer el proyecto ejecutivo y, para la tercera, se llevará a cabo la rehabilitación estructural”.

Compartió que los expertos en estructuras indicaron que no se requerirá un presupuesto superior a 10 millones 480,000 pesos destinados originalmente, y que incluso podría requerir una cifra menor; además, los daños fueron descartados como graves y se les dio el estatus de atendibles con necesidad.

Solicitó que desde la federación se asignen más recursos al INAH y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura para que antes del 2021 se pueda tener resuelto el problema de los inmuebles patrimoniales en la capital mexicana.

“Hay una disparidad de avance entre el compromiso de autoridades federales sobre el patrimonio cultural de la Ciudad de México”, expresó.

Acerca de las intervenciones realizadas a la Columna de la Independencia por grupos de manifestantes feministas en agosto pasado, comentó: “Todas y todos somos responsables de lo que ocurrió porque nos hemos olvidado de la historia y del civismo. Estoy cierto en que quienes intervinieron el Ángel de la Independencia, si hubieran estado conscientes de que es un mausoleo, que no es un monumento frío que conmemora al patriarcado, como ellas lo dijeron; si hubieran sabido que dentro están los restos de doña Leona Vicario, tal vez hubieran replanteado la forma de expresión”.

Otros pendientes

En otra parte de la comparecencia, anunció que el inicio de conversión del Centro Cultural Ollin Yoliztli a Universidad de las Artes, las Culturas y Saberes Populares tomará lo que reste de este año y todo el 2020, de manera que el proyecto sea presentado de manera puntual a finales del próximo año o inicios del 2021.

“Esperamos atender mínimo 3,500 alumnos, es decir, incrementar en 1,000 el número de alumnos que actualmente se tiene (...) Las disciplinas seguramente se incrementarán para generar una mayor vinculación con las expresiones propias de la Ciudad de México”, señaló.

Anunció, además, que San Ildefonso, cuyo mandato es tripartito, encabezado por la UNAM, la Secretaría de Cultura federal y la capitalina, dejará de llamarse Antiguo Colegio, “para darle su importancia como centro cultural vivo y no como un excolegio”. Confirmó que será en uno de sus patios donde reposen los restos del escritor mexicano y Premio Nobel de Literatura 1990, Octavio Paz, y agregó que la máxima casa de estudios proyecta recuperar el barrio universitario en el Centro Histórico y habilitar a San Ildefonso como centro de actividades.

[email protected]