Las principales bolsas del mundo vivieron una jornada de pérdidas, afectadas por la abrupta depreciación del yuan pese a las medidas del regulador de China que decidió suspender un mecanismo de interrupción en las operaciones del mercado bursátil.