Los gobiernos de México y Francia firmaron este jueves una declaración de intención para reforzar su cooperación bilateral en la lucha contra el tráfico de bienes culturales, un flagelo que afecta especialmente al arte prehispánico y objetos asociados a contextos arqueológicos.

"La recuperación de los bienes culturales de México es una gran causa para nosotros", dijo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, después de signar el documento en París junto a su homólogo francés Jean-Yves Le Drian, ministro de Europa y de Asuntos Exteriores.

"Este convenio nos va a permitir a los dos países informar a todo el sector que confluye en torno a los bienes culturales de cuáles son las reglas que se deben de observar", añadió el canciller Ebrard durante una conferencia de prensa conjunta en la que se firmó la Declaración de Intención entre México y Francia sobre el Fortalecimiento de la Cooperación contra el Tráfico Ilícito de Bienes Culturales.

De acuerdo con una fuente del ministerio francés, citada por AFP, México además suministrará una lista de bienes culturales que pueden ser objeto de tráfico ilícito.

“Se trata de ayudar a hacer un inventario de objetos y alimentar la base de datos de Interpol sobre los objetos culturales robados", detalló.

En México, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) celebraron la firma del acuerdo y agradecieron “la voluntad del gobierno de Francia para la firma de este importante documento (...) que para las instituciones culturales mexicanas significa un gran acontecimiento.”

Homologar legislaciones

Tanto la Secretaría de Cultura como el INAH han venido señalando la hostilidad de la legislación francesa sobre el tema del tráfico, posesión y comercialización de bienes culturales y arqueológicos, desde que en septiembre de 2019 la Casa Million en París subastó 95 piezas arqueológicas pertenecientes a culturas mesoamericanas que habitaron el ahora territorio mexicano. “La legislación francesa no nos es favorable en este momento para detener la subasta”, explicó en su momento a este diario la coordinadora jurídica del INAH, María del Socorro Villarreal Escárrega,

“El tema es alinear las legislaciones”, dijo la abogada en aquella ocasión; y añadió que se requería un trabajo coordinado entre el INAH,  INBAL, Cancillería, Aduanas, la Fiscalía y la Interpol.

Una vez más, en febrero de este año, pese a la protesta y gestiones de las autoridades mexicanas, la casa Christie´s, en la capital francesa, subastó 40 piezas prehispánicas que estaban en posesión de particulares europeos, por las cuales recaudó 3 millones de dólares. “Nos enfrentamos a legislaciones hostiles en otros lugares del mundo”, lamentó la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero.

Hoy se ha dado un paso en esa dirección. “A partir de esta firma, se buscará consolidar acciones bilaterales en temas relacionados con la asistencia jurídica recíproca, la cooperación operativa y técnica; así como para la cooperación aduanera y la implementación de mecanismos de prevención y sensibilización sobre el tráfico de bienes culturales provenientes de ambos países”, señaló la Secretaría de Cultura.

Por su parte, Enrique Márquez, director ejecutivo de Diplomacia Cultural de la cancillería mexicana celebró también el acuerdo alcanzado en París por el canciller Marcelo Ebrard.

“Para el secretario Ebrard, el patrimonio cultural ha sido una prioridad desde el inicio de su gestión y para Diplomacia Cultural es un tema de primera línea. El que se haya alcanzado este acuerdo es en gran medida gracias al trabajo de la Consejería Jurídica, y a que estamos articulando un trabajo mejor coordinado con las instancias que atienden el tema  (Secretaría de Cultura-INAH, FGR, Servicio de Aduanas) que anteriormente estaba muy desorganizado. Lo ideal sería llegar a empatar las legislaciones para que la protección a los bienes culturales sea absoluta”, declaró Márquez a El Economista.

Frausto reconoció la labor del canciller Marcelo Ebrard y su equipo que –dijo– “han hecho un trabajo excepcional”, y recordó que en esta administración se han repatriado 5,464 bienes del patrimonio cultural de los mexicanos.

francisco.deanda@eleconomista.mx