“El ATP World Tour 500 en Acapulco se ha renovado por su atmósfera amigable como buen anfitrión, sus seguidores apasionados y por supuesto, ubicando el torneo en uno de los lugares más bonitos del Tour. Se ha convertido en uno de los torneos más populares entre los jugadores del ATP y continúa fortaleciéndose”, indicó a El Economista.