Desde que apareció el SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad Covid-19 se han difundido muchas noticias e información alrededor de sus orígenes, la propagación, los tratamientos y, por supuesto, las vacunas. Especialmente a través de redes sociales, se viralizan opiniones y contentidos que la mayoría de las veces no tienen fundamentos científicos y tampoco se basan en fuentes oficiales. 

Es fundamental detener la desinformación y las "fake news"; éstos también son virus mortales y están costando vidas. En México, la mejor manera de informarse sobre lo que está pasando con la pandemia es a través de la Secretaría de Salud (en coordinación con Cofepris para la aprobación de vacunas). 

También es una fuente oficial la Organización Mundial de la Salud (OMS), máxima autoridad en materia de salud pública internacional. 

Acá te presentamos algunos de los mitos que más se han propagado en redes sociales y plataformas digitales, que han provocado que miles de personas en el mundo se nieguen a administrarse la vacuna contra Covid-19 o cumplir con las medidas sanitarias. También exponemos los motivos por los que no es válido confiar en estos mitos.

1. "Las vacunas no son seguras"

Totalmente falso. Todas las vacunas pasan por las fases de estudio clínico requeridas por las autoridades antes de aplicarse en la población. Esto implica que antes de que cualquiera de los fármacos aprobados comenzaran a inyectarse a las personas, pasaron por la fase preclínica y las fases 1, 2, 3 y 4.

En México, todas las vacunas que se están aplicando: Pfizer-BioNTech, Johnson & Johnson, AstraZeneca, Moderna, Sputnik V, Cansino y Sinovac han sido previamente estudiadas, evaluadas y aprobadas por la máxima autoridad en materia farmacéutica, la Cofepris (Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios). La Secretaría de Salud y los grupos de investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) también han avalado el uso de estas vacunas. 

2. "Como ya me dio Covid-19 no debería vacunarme"

También falso. Ni haber tenido Covid-19 previamente, ni vacunarse genera inmunización absoluta ante el virus, especialmente con la aparición de las nuevas variantes. De acuerdo con la SSa y la OMS no existe manera de conocer el tiempo de proteccióon que genera haberse recuperado de la Covid-19, por lo que todas las personas adultas deberán recibir la vacuna. Quienes dieron positvo al virus previamente deberán consultar con sus médicos el tiempo recomendado de espera entre el contagio y la aplicación de la vacuna. 

3. "Las vacunas tienen tecnología integrada"

Completamente falso. Ni los microchips ni cualquier otro tipo de micro o nanotecnología está en las vacunas; ni en las vacunas contra Covid-19 ni en ninguna otra vacuna. La elaboración de las vacunas se realiza mediante mecanismos avalados por las autoridades científicas en materia de salud. 

Las vacunas disponibles en el mundo contra la Covid-19 están elaboradas bajo estos tres mecanismos: ARNm del virus (el caso de Pfizer/BioNTech), Vector Viral (el caso de Sputnik-V, AstraZeneca, Cansino y Johnson & Johnson) y Virus desactivado (Sinovac y Sinopharm). Todas las vacunas son seguras y no hay ninguna sustancia riesgosa para la salud en ellas. 

4. "Las vacunas causan infertilidad"

Totalmente falso. Ninguno de los fármacos avalados produce infertilidad; así lo han demostrado los ensayos clínicos y las pruebas en todas las fases previas antes de su aprobación. 

De acuerdo con la OMS y la SSa, las vacunas contra la Covid-19 pueden tener efectos secundarios durante las próximas 72 después de la aplicación, estos efectos pueden incluir dolor de cuerpo, fiebre, escalofríos o cansancio. Pero los investigadores de la salud no han encontrado ninguna relación entre el fármaco y efectos en el nivel de fertilidad masculina o femenina. 

5. "Nos quieren vacunar para controlarnos"

Falso. En línea con la creencia de que las vacunas contra la Covid-19 contienen tecnología se ha difundido este mito que sugiere que los gobiernos y autoridades buscan controlar a la población a través de la inmunización. Esto es mentira. En México y el mundo las autoridades sanitarias han invitado fervorosamente a la población a administrarse el fármaco como la única y mejor manera para protegerse de desarrollar una enfermedad grave en caso de contagiarse.

En México la vacuna no es obligatoria y de hecho, por el porcentaje de vacunación, todavía no es solicitada para ninguna actividad. Pero en algunas partes del mundo el certificado de vacunación ya es requerido para ingresar a lugares públicos, el argumento es que la vacuna es la única forma de evitar más hospitalizaciones y muertes relacionadas con la Covid-19.

6. "Las vacunas modifican mi ADN"

Muy falso. De acuerdo con los estudios de la OMS y la SSa la única función de la vacuna en tu cuerpo es desarrollar anticuerpos que te permitan evitar cuadros graves o incluso la muerte si llegas a contagiarte con la Covid-19.

El ARN mensajero no puede interactuar con el ADN de la persona que recibe la vacuna por lo que ni las vacunas elaboradas bajo este proceso ni ninguna otra vacuna tiene la capacidad de modificar tus genes. 

7. "Sólo algunas vacunas son confiables"

Mentira. Todas las vacunas han sido desarrolladas bajo los marcos y lineamientos internacionales en materia de protección sanitaria. Aunque su aprobación ha incluido la palabra "uso de emergencia", no quiere decir que son inseguras para la población. Todos los laboratorios han cumplido con las fases de prueba. 

Algunas personas dicen que las vacunas rusas o las estadounidenses son más seguras que las otras, esto es una afirmación incorrecta. En México la Cofrepis ha estudiado cada uno de los fármacos que se están aplicando y todas cumplen con el nivel mínimo de eficacia para prevenir enfermedades graves.

8. "Ahora que estoy vacunado puedo dejar de usar cubrebocas"

Completamente falso. Todas las vacunas desarrolladas y exitosamente aprobadas en diversos países tienen como principal objetivo proteger a las personas de presenten cuadros graves de Covid-19. De hecho, la eficacia de todas ellas está dirigida a evitar la muerte por complicaciones con este virus. 

Las vacunas no protegen del contagio, por lo que la única manera de seguir evitando la propagación del virus es utilizar cubrebocas siempre que sea posible en los espacios públicos, evitando las aglomeraciones, utilizando estornudo y tos de etiqueta y haciendo lavado frecuente de manos con agua y jabón.

Si tienes dudas particulares sobre el proceso de inmunización contra la Covid-19 o cualquier duda sobre el virus, los tratamientos y la propagación puedes consultar el sitio oficial de la SSa federal en esta liga.

La OMS también tiene un sitio especial de información en tiempo real sobre la pandemia en el mundo y las realidades científicas alrededor de ella que puedes consultar aquí.