Madrid.- Una selección de las compras de obra sobre papel, dibujos, estampas y fotografías realizadas por la pinacoteca de España entre 1997 y 2010 sobre el pintor y grabador Francisco de Goya y Lucientes, son exhibidas a partir de hoy en el Museo Nacional del Prado.

'No solo Goya. Adquisiciones de dibujos y estampas del Museo del Prado 1997-2010', es el título de esta muestra en la que el público podrá admirar por primera vez las obras más singulares de este artista plástico adquiridas en dicho lapso y que se conservan habitualmente en el Gabinete de Dibujos y Estampas debido a la fragilidad de su material.

La muestra, que podrá visitarse hasta el 31 de julio del presente año, define también las principales líneas de investigación y exposición de la colección en los próximos años a través de sus cuatro bloques temáticos.

De acuerdo con reportes de medios españoles, el primer apartado está dedicado a los dibujos españoles de los siglos XVII al XIX, entre los que destacan los de artistas del siglo XVII como Alonso Cano, Murillo, Ribera o Francisco Pacheco, junto a los de artistas de los siglos XVIII y XIX como Paret o José y Federico de Madrazo, entre otros.

A continuación se encuentran agrupadas obras de Francisco de Goya adquiridas durante los últimos años, que representan el conjunto más numeroso de piezas sobre papel del artista que ha ingresado en el museo en un periodo de tiempo tan concentrado (1997-2010).

La exposición prosigue con las obras procedentes de la familia Madrazo, en las que está representada toda esta dinastía de pintores ûJosé, Federico, Raimundo, Juan y Pedroû además de Mariano Fortuny.

Finalmente se muestra la colección de estampas y dibujos relacionados con la teoría del arte y la arquitectura, así como con la reproducción, interpretación y difusión de la pintura, de José María Cervelló, adquirida al mismo tiempo que su importante biblioteca.

Tras estas secciones, el discurso expositivo se centra en uno de los apartados más singulares de la muestra, dedicado a los cuadernos y álbumes de dibujos, aspecto muchas veces olvidado por la historiografía artística y el coleccionismo.

En esta sección se muestran las adquisiciones de álbumes y cuadernos de artistas españoles de los siglos XVI al XIX que permiten apreciar su proceso de trabajo y aprendizaje y el modo en que guardaban memoria visual de aquello que les interesaba.

Desde el más antiguo de un artista anónimo del círculo del escultor Juan de Anchieta a los más modernos de Martín Rico.

La parte final de la exposición se dedica a la fotografía, con una primera sección dedicada a los álbumes de fotografía de las obras del Museo, que permiten analizar el papel que desempeñó este género en la difusión y estudio de las obras de arte.

Hay una segunda dedicada al estudio de la imagen del Prado a través de la fotografía, con imágenes de los exteriores del museo en gran formato obtenidas por fotógrafos extranjeros como Clifford o De Clercq e imágenes difundidas a través del mundo, como postales, e imágenes antiguas de este recinto y del Casón del Buen Retiro.

La tercera y sección de fotografías y con la que finaliza la exposición, está centrada en una extraordinaria colección de fotografías de la segunda mitad del siglo XIX, reunidas en gran parte por Luis de Madrazo que ponen de manifiesto el interés y uso que tuvo la fotografía entre los artistas de esta época.

El Museo del Prado editó el catálogo de esta muestra en formato electrónico mediante el desarrollo de un novedoso formato, en el que se conjugan las virtudes formales del libro impreso tradicional con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

En el catálogo se estudian y reproducen las 111 obras expuestas, con textos a cargo de los conservadores de las colecciones Del Prado, así como de expertos externos con los que se colabora en distintos proyectos en curso.