Gobernadores apoyan proyecto de Tren Maya

Se comprometieron a acelerar los trabajos de preparación de la obra, mediante los derechos de vía y trabajar con comunidades locales.

Los cinco gobernadores del sureste del país (Chiapas, Campeche, Yucatán, Tabasco y Quintana Roo) se comprometieron ante el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a apoyar su proyecto del Tren Maya, mediante los derechos de vía, trabajar con las comunidades locales y emitir los proyectos de impacto ambientales, a fin de que la obra comience el 1 de diciembre.

“Tenemos la necesidad de trabajar en estos dos meses y medio que faltan para que iniciemos el gobierno, y queremos pedir su apoyo para que los gobiernos estatales ayuden en la elaboración de anteproyectos, en los trabajos que se tienen que realizar para tener las bases completas de licitación, no desperdiciar estos dos meses y medio”, expuso.

“Ustedes gobernadores, autoridades de los estados por los que va a pasar el tren, consideramos que va a tener muchos beneficios. Pensemos nada más en términos de inversión pública, que yo recuerde en los últimos años, nunca (había habido) un proyecto para el sureste de 150,000 millones de pesos para los cinco estados, a lo mejor me equivoco, pero no creo, de inversión federal para el sureste. Esto consideramos que es algo inédito, no visto en los últimos tiempos, y va a ayudar mucho”, dijo López Obrador a los gobernadores Manuel Velasco Coello, de Chiapas; Alejandro Moreno Cárdenas de Campeche; Arturo Núñez Jiménez, de Tabasco, y Carlos Joaquín González de Quintana Roo.

Al respecto, el priista Alejandro Cárdenas dijo que los mandatarios y los habitantes de esos estados ven “con buenos ojos” el proyecto, por lo que se comprometieron a acelerar los trabajos de preparación de la obra, mediante los derechos de vía, trabajar con comunidades locales y emitir los proyectos de impacto ambiental.

“Va a ser un parte aguas para el sur. Una oportunidad para crecer en el sector hotelero, turístico y comercial. Es un gran proyecto, que llega en tiempo, forma y momento, y habremos de asumir nuestro compromiso para iniciar a partir del 1 de diciembre”, dijo Cárdenas Moreno.

López Obrador dijo que sin el apoyo de las autoridades estatales, el inicio de la obra del Tren Maya sería complicado.

“Esto debe de asumirse como un programa del gobierno de la República que involucre a gobiernos municipales, estatales y al gobierno federal, un programa de la nación para el desarrollo de México, de modo que no es un programa del gobierno federal, es un programa de todos con participación de gobiernos municipales, estatales, del gobierno federal, de la sociedad civil, de inversionistas nacionales, y si se necesita, de inversión extranjera, pero es un plan que yo invito a que los gobernadores adopten, que se sientan parte del programa, que en cada estado se promueva, se impulse para que tengamos buenos resultados”, dijo.

El presidente electo comentó que “se tiene prácticamente resuelto todo el derecho de vía”, porque la mitad de los 1,500 kilómetros de recorrido del tren van a significar utilizar la vía existente de Palenque hasta Valladolid. En el resto de los tramos se va a construir el tren utilizando el derecho de vía de la carretera y de las líneas eléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), muy poco tiene que ver con propiedad privada o social. Estamos ya pensando en utilizar lo que es la propiedad pública, por lo mismo no hay afectaciones de tipo ecológico. Estamos buscando ser muy respetuosos del medio ambiente, tan es así que, en los 1,500 kilómetros de lado a lado se va a llevar a cabo un programa de reforestación de árboles frutales y maderables”, expuso.

Obrador afirmó que durante todo el proceso de la obra estará pendiente personalmente para que no se retrasen los trabajos, o bien, se exceda de los plazos establecidos de construcción.

“Cuando iniciamos la construcción de los segundos pisos (de la capital del país) iba yo casi diario a la obra, estaba pendiente de la colocación de las trabes y de cómo se avanzaba y por qué se detenía. Voy a estar en el terreno, les ofrezco disculpas por anticipado porque soy muy molesto, muy insistente. Nosotros no queremos vernos implicados en eso, queremos que se calcule de la mejor forma posible”, explicó.

Por su parte, Rogelio Jiménez Pons, próximo director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo y quien estará encargado de la obra, recordó que ese transporte será turístico y de carga.

Afirmó que no hay zonas afectadas desde el punto de vista ecológico, y en términos de las reserva de la biósfera, es menor el impacto de una vía del tren que de una carretera.

Próxima reunión

El presidente electo informó que acordó con los gobernadores sostener otra reunión de seguimiento en un mes en Campeche, para seguir evaluando el proyecto, y esto permita que el 1 de diciembre se lancen las licitaciones y comenzar de inmediato la construcción del Tren Maya.

Finalmente, López Obrador destacó que para esta obra se prevé una inversión mixta de 120,000 a 150,000 millones de pesos, “y se está pensando en inversión nacional y extranjera, con preferencia nacional”.

A esta reunión también asistieron los próximos secretarios de Estado y funcionarios de Obrador: Carlos Urzúa Macías (Secretaría de Hacienda y Crédito Público), Javier Jiménez Espriú (Secretaría de Comunicaciones y Transportes), Josefa González Blanco (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales), Gabriela Cámara Bargellini (Consejo de Promoción Turística), Manuel Bartlett Díaz (CFE), y Alejandro Álvarez Reyes-Retana (Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario y Multimodal).

También los gobernadores electos Augusto López Hernández (Tabasco); Mauricio Villa Dosal (Yucatán), Rutilio Escandón Cadenas (Chiapas).

estados@eleconomista.mx

El tráfico en la CDMX (I)

La romantización de la cocina de casa

Regresar a la cocina podría asegurar una mejor alimentación, pero este hecho depende de una multiplicidad de variables.

La Gran Carpa

Opinión de la sección de Foros de El Economista del 25 de septiembre del 2018.

“Mala” logística retrasa recuento

En Coyoacán, habrá campañas y recursos para partidos