Pese a que el sector turístico en México está mostrando claras señales de recuperación, con 85% de las reservaciones que se tenía en 2019, no sucede lo mismo en el segmento de los viajes de negocio, en el cual 90% de los viajes corporativos al país fueron cancelados durante 2020 y parte del 2021, según el Barómetro de Viajala 2021, del metabuscador de vuelos en internet. 

Mientras que el turismo de esparcimiento casi regresa a los mismos niveles que tenía antes del inicio de la pandemia de Covid-19, en 2020, el turismo corporativo o de negocios apenas muestra una recuperación de 50% y de acuerdo con Thomas Allier, fundador y director ejecutivo de Viajala, es posible que el turismo corporativo clásico no vuelva a los niveles de 2019 o previos.

El turismo corporativo o de negocios es el turismo enfocado a ejecutivos que viajan por negocios, reuniones y conferencias con fines comerciales, tanto en su propio país como a nivel internacional. Todo aquello que no sea turismo de ocio o salud es turismo de negocios.

“Aunque es un turismo que tradicionalmente ha representado una parte pequeña de la cantidad de viajeros, alrededor de 12%; para las aerolíneas y los hoteles siempre ha sido una fuente de ingresos muy importante, porque muchas veces son personas que viajan de último minuto, pagan pasajes que son costosos y se quedan en hoteles que son más costosos. Es la categoría de turismo que más ha sido afectada por la pandemia”, dijo.

Según Allier, siguiendo datos de PwC, este tipo de turistas representa entre 50 y 75% de los ingresos de hoteles y aerolíneas, debido a que tanto los boletos de avión como las habitaciones de hotel que son reservados de último minuto pueden costar entre tres y cuatro veces más que si se reservan con más de un mes de anticipación, como suele suceder en el caso del turismo de esparcimiento.

Si bien Viajala ha recuperado considerablemente el número de búsquedas de pasajes de avión, al formar parte de uno de los sectores más afectados por la pandemia, la compañía también ha recortado al máximo el número de viajes de negocios.

“Los gastos de viaje en los que hemos incurrido en 2021 son cinco veces menores a los que hicimos en 2019. Somos mucho más selectivos en los viajes que hacemos, sobre todo por las herramientas de videoconferencia que usamos”, dijo.    

Nómadas digitales

Tanto el sector hotelero como las aerolíneas pueden encontrar alternativas por la ausencia de los turistas corporativos en los nómadas digitales y en la restructuración de sus modelos de negocio. 

Los nómadas digitales son personas que cuentan con la posibilidad de trabajar de forma remota y con horarios flexibles y que, por esta razón, optan por realizar sus actividades laborales en diferentes destinos turísticos, lo que incrementa su disponibilidad para comprar boletos de avión y reservas de alojamiento.

“Son personas mucho más sofisticadas a la hora de buscar viajes, van a buscar precios competitivos, pero con tiempos mucho más extensos”, dijo Allier. Sin embargo, de acuerdo con el emprendedor, este tipo de viajeros no benefician mucho a los hoteles tradicionales, debido a que buscan sobre todo servicios de alojamiento como Airbnb.  

Según el director de Viajala, los hoteles que tradicionalmente estaban destinados al turismo de negocio están intentando reposicionarse como hoteles que son para turistas de ocio y esparcimiento o en espacios de oficina en el modelo coworking para trabajadores de la misma ciudad.

Pese a haber sufrido los embates que ocasionó la pandemia de Covid-19 en la industria de turismo, lo que incluyó el desliste temporal de Aeroméxico dentro del buscador debido a su acogimiento al capítulo 11 de la regulación estadounidense, Viajala ha recuperado más de 80% de las búsquedas que tenía antes de la pandemia y espera volver a los niveles de 2019 en el segundo o tercer trimestre del 2022.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx