El esquema “home office” establecido durante el confinamiento para evitar el contagio por Covid-19 y para seguir la marcha de la economía, al parecer llegó para quedarse. Los empleados están buscando la forma de equilibrar su vida laboral con su vida personal, identificando que la calidad de vida debe ser uno de los ingredientes fundamentales en la “nueva normalidad”.

Desde hace algunos años, el modelo de Nómadas Digitales se había observado en creativos, ya sean escritores, redactores o diseñadores, sin embargo, la pandemia del coronavirus ha abierto la oportunidad a diferentes profesiones.

Concepto

¿Qué es un nómada digital? Un nómada digital se refiere a las personas que trabajan independientemente de la ubicación geográfica empleando la tecnología de las ciudades para poder desarrollar desde el ámbito digital los proyectos y las reuniones. 

Algunas investigaciones han estimado que en el año 2035, 100,000 millones de personas en el planeta realizarán sus actividades comerciales y de empleo desde diferentes partes en el planeta, ya sean ciudades, playas, pueblos, mientras desempeña su labor o bien determinados proyectos.

Diversos especialistas conceptualizan que los nómadas digitales buscan libertad de movimiento, para habitar y trabajar desde cualquier parte del mundo. Buscan espacios de trabajo compartidos, además de la posibilidad de organizar eventos generando networking. 

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el talento necesario podrá ser captado por empresas que ofrezcan flexibilidad de viajar, además de que el Coworking ayudará a la productividad de los empleados. Señalan que el reto está en generar entornos laborales nuevos y flexibles.

Cambios internacionales

Incluso en Europa ya se están autorizando las visas para nómadas digitales o visas de teletrabajo, que consisten en permisos de viaje que legalizan el estado de los profesionales que viajan.

Las visas declaran oficialmente que su titular puede trabajar mientras está en el país, siempre que lo haga de forma independiente y remota. Es decir, en lo que se conoce como teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo en remoto.

A partir de 2022, la autorización del Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS) permitirá a los ciudadanos de la UE viajar a través del Área Schengen por lapsos de hasta 90 días consecutivos. 

En Estados Unidos, Oklahoma, Alabama y Vermont cuentan con programas para alentar a sus ciudadanos a trabajar de forma remota y a trasladarse a sus territorios.

Transformación

Se ha observado un cambio de tendencia, anteriormente, los empleados rentaban un cuarto o un departamento cercano a su oficina, sin embargo, ahora han decidido regresar a las casas familiares o a un lugar de su elección.

Un estudio de Netspick destaca los destinos más atractivos para los nómadas digitales en busca de un nuevo hogar, según la legislación y factores de habitabilidad como el clima, el costo de la vida y la igualdad. 

“Los canadienses se pasan temporadas desde tres semanas que vienen a hoteles, después rentan casa o departamento  para pasar el invierno en Oaxaca. Han llegado más extranjeros y nacionales en el formato de nómadas digitales que prefieren estar dos o tres meses en Huatulco, otro lapso en Puerto Escondido y también en Oaxaca. Han abandonando oficinas y hogar, porque les salía más barato rentar por temporada”, comentó en entrevista con El Economista Raúl Sinobas, representante de la Secretaría de Turismo en Huatulco, Oaxaca.

Explicó que con la llegada de las plataformas electrónicas enfocadas a inmuebles o alojamientos vacacionales, como: Airbnb, Vrbo, entre otros, han permitido que los individuos encuentren un espacio para residir un tiempo, lo que buscan es llegar a un departamento amueblado y acondicionado. Antes, la renta de condominios y casas se limitaba a contratos por días o temporadas largas (anuales).

Ahora, los nómadas digitales vienen con una maleta con objetos básicos y su laptop, para quedarse por periodos de 3 o 5 meses”, dijo Sinobas.

”El teletrabajo aporta beneficios tanto al profesionista que confía en la fórmula laboral como al destino que dinamiza la economía del lugar”, concluyó Sinobas.

Ciudades preferidas

  1. Canggu, Bali, Indonesia
  2. Buenos Aires, Argentina
  3. Chiang Mai, Tailandia
  4. Ciudad de México, México
  5. Medellín, Colombia

Países que ofrecen visa

  • Alemania
  • Costa Rica
  • Croacia
  • Dubai
  • Estonia
  • Grecia
  • Indonesia
  • Italia
  • Noruega
  • Portugal

patricia.ortega@eleconomista.mx