La experiencia inicia desde que llegas frente al número 307 de la calle Anatole France, en Polanco. Verás desde el pequeño portón la hermosa entrada a una casona de época con arquitectura moderna color morado con verde. Es la entrada a la acogedora e íntima estancia que tendrás en el Pug Seal.

Una vez adentro, la recepción está flanqueada por un piano en color madera natural que contrasta con los tapetes y sillones color morado y verdes. Estos colores serán una constate por todo el hotel.

Recién inaugurado, este hotel bajo el concepto hospitality boutique, tiene la exclusividad como principal característica y te hará sentir como en casa; en una casona antigua pero con mucha familiaridad.

Escaleras tipo virreinales te guiarán a la parte superior de la casa, donde están el resto de las habitaciones, que van desde los 30 hasta 70 metros cuadrados. En total son 24 y cada una tiene un diseño exclusivo, ninguna es igual a la otra, aunque se asimilen en la decoración.

Cada espacio está inspirado en el linaje a través de diversos personajes que representan los roles de la familia. Será común ver en los pasillos, en las paredes o incluso en espacios abiertos imágenes antiguas de personas en su actividad día a día, pero también retratos individuales o familiares, como si estuvieras en la sala de un museo.

La decoración corrió a cargo del interiorista belga Dirk Jan Kinet, quien logra una armonía y perfecta combinación con muebles del siglo pasado y el actual. 

Este boutique Bed & Breakfast te ofrece no sólo una habitación, sino toda una propiedad y servicio personalizado. Al hospedarte accedes a snacks, bebidas, aperitivos y el desayuno. Tienes acceso a cada rincón de la casona, como el jardín, las estancias y azotea. Este último lugar es una invitación a relajarte y disfrutar de la vista, ya que se encuentra muy cerca de la zona comercial de Polanco. 

Por las noches, si lo deseas, puedes pedir que te prendan la fogata y disfrutar de una velada en compañía de los demás huéspedes, amigos o simplemente solo bajo la luz de la luna y del letrero del extinto cine Santos Degollado. 

Una ventaja extra de este concepto es que al hospedarte en una de las propiedades tienes acceso a las áreas comunes del resto de las casas: Coyoacán, Allan Poe y Tennyson. A excepción de Coyoacán, las otras tres propiedades están en la misma zona de Polanco; así que puedes desplazarte a tu cita de negocios y después pasar un rato de relax o terminar un trabajo, o viceversa, en la estancia, el centro de negocios o áreas verdes de otra propiedad.

Volviendo a la decoración, será imposible no admirar tanto los muebles como objetos, tapices, plantas y cada detalle que cubren toda la casa. Olvidarás el ajetreo del exterior y te dejarás sumergir por lo acogedor de cada rincón; ya sea en las áreas comunes como en la habitación o suite en la que estés.

Si buscas consentirte, un baño en la tina será de lo más relajante; pero también puedes salir a la terraza y disfrutar de la vista luego de un día de negocios o de placer.

[email protected]