Bruselas manifestó este viernes su sospecha de que Luxemburgo concedió ventajas fiscales a Amazon, infringiendo las leyes de la Union Europea, semanas después de que el escándalo LuxLeaks revelara un vasto sistema de optimización fiscal en el Gran Ducado.

La Comisión, poder ejecutivo de la UE, publicó una carta dirigida a las autoridades de Luxemburgo en el marco de la investigación abierta el pasado 7 de octubre relativa al régimen fiscal del que se beneficia el gigante estadounidense de la distribución, cuya sede europea se encuentra en ese país.

Paradójicamente, con este documento, Bruselas continúa presionando al presidente de la propia Comisión, Jean-Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo entre 1995 y 2013, época en la que se orquestó ese sistema.

En la carta, el ejecutivo comunitario desvela montajes fiscales complejos y estima, "a título preliminar", que tales ventajas fiscales "constituyen una ayuda del Estado" ilegal.

También asegura que "llegado ese punto, tiene dudas sobre la compatibilidad de tal decisión con el mercado interior" comunitario.

La Comisión ya publicó sus sospechas de forma detallada en otros tres casos similares sobre ventajas fiscales - "tax rulings"- concedidas a multinacionales como Fiat, en Luxemburgo, Apple, en Irlanda, y Starbucks, en Holanda.

Esta práctica lleva a las empresas multinacionales a repartir el beneficio imponible entre sus filiales, situadas en países distintos.

Aunque este procedimiento no es ilegal, la Comisión ve abusos en la manera en que ha sido aplicado en ciertos países.

Cuatro investigaciones fueron abiertas tras el escándalo conocido como LuxLeaks, que puso el foco sobre más de 300 casos de optimización fiscal en Luxemburgo. Según las ONGs, estas prácticas cuestan miles de millones de euros en ingresos fiscales cada año.

El escándalo obligó a las autoridades europeas a poner en marcha una serie de medidas para combatir la evasión fiscal en Europa. En febrero, el Europarlamento podría decidir si abre una comisión de investigación.

Esta decisión podría fragilizar al presidente de la Comisión, que ya fue puesto en entredicho antes de su nominación por ciertos grupos de la Eurocámara.

"Reducir indebidamente el impuesto"

Las autoridades luxemburguesas han reaccionado inmediatamente a la publicación de estos documentos, asegurando en un comunicado que "Luxemburgo confía en que las alegaciones sobre las ayudas de Estado en este caso no tengan fundamento". Luxemburgo se dice confiado de que la Comisión "quedará convencida de que no se concedió ninguna ventaja selectiva".

En la carta, la Comisión aborda principalmente la estructura de Amazon en el Gran Ducado, y examina la relación entre LuxOpCo, sede principal de Amazon en Europa, y una sociedad de inversiones luxemburguesa, Lux SCS.

Por otro lado, en el acuerdo del gigante estadounidense con la administración fiscal de Luxemburgo, se fija un tope a la remuneración de LuxOpCo del 0.55% del volumen de negocio europeo del grupo, un tope que, para Bruselas, resulta "demasiado bajo".

Otra anomalía encontrada por los servicios de competencia que llevan adelante la investigación, es que este acuerdo fiscal fue decidido "hace más de diez años" y sigue en vigor "sin ninguna revisión", en un momento en que las condiciones económicas han cambiado, por lo que debería haber sido modificado.

La Comisión considera, por tanto, que "las autoridades de Luxemburgo conceden una ventaja a Amazon" y que nada parece justificar ese trato de favor.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, aseguró en noviembre que esperaba que las cuatro investigaciones concluyeran en el segundo trimestre del año.

erp