Un aliado tecnológico del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) de México. Así define Rodrigo Sánchez, miembro del colectivo Tu Voto Cuenta, a este proyecto desarrollado por un grupo de ingenieros mexicanos de distintos estados del país que buscan cuidar el voto ciudadano durante los comicios electorales de julio próximo usando blockchain.   

De acuerdo con Sánchez y Camilo Olea, otro de los miembros de esta iniciativa, su intención y la de los demás integrantes del equipo es atraer la participación de la ciudadanía hacia una dinámica de cuidado del voto. 

En esta primera etapa, se pondrá a disposición de la ciudadanía y la sociedad civil un registro en blockchain de los carteles electorales, el conteo de los votos, la localización del dispositivo que capturó la información y de la casilla, información que es verificable pues incluso una vulneración se registra en este tipo de base de datos.

“Es una plataforma ciudadana para los ciudadanos que busca hacer un primer barrido que sea confiable de los resultados electorales de la elección presidencial del 1 de julio”, dijo Olea, quien es ingeniero en Sistemas de la Información por la Universidad Anáhuac Mayab, de Yucatán y consultor en comercio electrónico y proyectos de tecnología.

Rodrigo Sánchez añadió que la plataforma no busca sustituir al INE ni hacer un sistema de registro de votos y que piensan establecer convenios con universidades y con emprendedores fintech para que provean la infraestructura requerida para echar a andar esta base de datos distribuida.

“Estamos en pláticas con la UNAM y con el IPN para ver si es posible que nos presten una parte de su infraestructura computacional y también hay por ahí algunos emprendedores fintech que están interesados en conseguirnos un espacio físico donde pueda albergarse esta infraestructura”, dijo Sánchez.        

Este proyecto no tiene fines de lucro y es heredero de la aplicación TuConteo.com, surgida en 2016, durante los procesos electorales en estados como el Edomex, Veracruz, Chihuahua, Puebla y Sinaloa, y que tenía como objetivo tomar fotografías de los carteles de resultados de votación de cada casilla para enviarlas a una base de datos. Sin embargo, de acuerdo con Mauricio Ocampo, a este proyecto le faltó difusión, seguridad y consideraciones sobre la experiencia del usuario.

Es por esta razón que, en esta ocasión, el equipo cuenta con un especialista en Seguridad de la Información, Mario Pérez, quien es el encargado de garantizar que los sistemas estén protegidos, que los datos sean confiables y que se encuentren disponibles para su consulta. Para prevenir un mal uso de la aplicación, también se integrará a ciudadanos, miembros de organizaciones de la sociedad civil y observadores internacionales a que vigilen el proceso de recepción de la información y su registro en la cadena de bloques.

“No se va a dejar enteramente a la app y a la plataforma la responsabilidad de los datos. También habrá una capa humana integrada por Organizaciones de la Sociedad Civil y observadores internacionales que estarán revisando la captura de los datos para detectar tendencias de mal uso de la aplicación”, dijo.

La tecnología blockchain hace referencia a una base de datos digital, descentralizada y que mantiene un registro de todos los intercambios de información que tienen lugar a través de una red de igual a igual (P2P). Cada vez que se requiere hacer un nuevo intercambio, un algoritmo analiza los datos contenidos sobre la información que se generó en el pasado y evalúa la viabilidad y seguridad de la misma, para después añadir un nuevo bloque a la cadena de manera permanente e inalterable.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx