Untitled Document

Las pequeñas empresas tienen hambre de ventas y un presupuesto limitado para promocionarse. Las redes sociales son gratuitas y tienen un gran alcance que crece velozmente. 99.8% de las empresas en México son pymes y ya hay varias que han encontrado en Facebook y Twitter el aliado perfecto para impulsar su negocio.

Las redes sociales sirven para perder el tiempo, contactar amigos y, sobre todo, para vender , afirma Karina Reynoso, fundadora de Ciweya Rock, una microempresa que produce y comercializa réplicas a escala de guitarras que The Beatles, Metallica, Black Sabbath y Kiss hicieron famosas. Su único canal de promoción es Facebook, herramienta que ya genera 30% de sus ventas.

ESTRATEGIAS GANADORAS

Adriana Macías, la fundadora de La Cebolla Morada, un restaurante especializado en cochinita pibil, sube diariamente a Facebook la fotografía de una torta o un panucho. Su intención es despertar el antojo de la gente, y funciona.

Las pymes han descubierto sobre la marcha las estrategias que más impulsan sus ventas. Aprovechan la capacidad de adaptación que les brinda ser pequeñas para experimentar y cambiar de jugada con agilidad.

Araceli Ríos, la chef detrás de Fondant Pasteles, descubrió rápidamente que publicar en Facebook fotografías de sus creaciones era la mejor manera de promocionarse. Hoy genera todas sus ventas a través de esta red social y su mayor aliado ha sido ganarse la confianza de los usuarios. Al principio a la gente le daba miedo hacer un depósito, ahora ya es muy fácil. Ya que ven los comentarios de clientes satisfechos, tienen más confianza , asegura.

De acuerdo con Juan Carlos Cortina, director de Operaciones y Estrategia de Siempre Verde, una empresa que renta árboles de Navidad vivos en maceta, la honestidad en plataformas sociales paga bien. No borramos comentarios en Facebook. Si a alguien no le gustó su árbol y nos quiere regañar, que lo haga. Es mejor tratar de resolver su problema que ocultarlo, la transparencia es importante , afirma.

MENOS COSTOS, MÁS GANANCIAS

Desde el surgimiento de la primera red social en Internet, el espíritu fue conectar a la gente. Las pymes lo aprovechan para conocer mejor a sus clientes, promocionar sus productos y, también, reclutar personal.

Para Jennifer Romero, directora de Viajes Kelem, Internet es la herramienta que genera 80% de sus ventas y le permite reducir gastos; la cuenta telefónica es un claro ejemplo.

Parece que hay una nueva generación que ya no quiere usar el teléfono. Muchos de mis clientes quieren hacerlo todo por Facebook o por mail , dice. Por medio de esta misma red social ha establecido contacto con guías de turistas de diversos lugares del mundo, entre ellos, Turquía.

Cuando fundó Viajes Kelem, en 2009, Jennifer imprimía y repartía folletos y de forma simultánea promocionaba la agencia de viajes a través de Facebook y correo electrónico. Pronto notó que Internet era una mejor herramienta y dejó de imprimir.

Carlos Montoya, fundador de la marca de ropa Heart Attack, tardó cuatro meses en encontrar al diseñador que le diera a las prendas el toque vintage que necesitaba. Fue en Myspace, una red social enfocada en música, que conoció a Jesús Ibarra.

Carlos y Jesús han dado un paso más para promocionarse en línea. Desde enero de 2012 empezaron a invertir en publicidad en MercadoClics, de Mercado Libre, así como en Google Ads y Facebook Ads. Es una inversión pequeña que ha generado más visitas, seguidores y amigos. La ventaja es que los resultados son supermedibles , concluye Montoya.

internet@eleconomista.com.mx