Los servicios de movilidad a través de plataformas digitales se han visto duramente impactados por la interrupción de las actividades que provocó la pandemia de Covid-19. Las empresas que brindan este tipo de servicios han tenido que optar por buscar fuentes alternativas de ingresos con el fin de mantener su operación. Entre estas destacan la entrada al mercado de entrega a domicilio y el transporte de carga entre negocios (B2B).

El fondo de capital de riesgo Angel Ventures y el IDB Lab, el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), organizaron una mesa redonda en la que representantes de cinco startups dedicadas al transporte terrestre de pasajeros que operan en igual número de países emergentes dieron sus puntos de vista y las estrategias que ha tomado cada compañía para sortear la crisis ocasionada por el coronavirus.

De acuerdo con el más reciente Reporte sobre el Impacto del Covid-19 en la venta online en México, de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), los servicios de movilidad están entre los que empujaron la caída de la categoría de pago de servicios online casi 40% desde la semana nueve del año, cuando se anunció el primer caso de Covid-19 en México, hasta el 19 de abril.

Para Joao Matos, un portugués afincado en México, en donde estableció la plataforma de transporte colectivo Urbvan, la emergencia sanitaria permitió que la empresa pudiera deternerse un poco y mirar lo que había construído en los tres años y medio recientes desde que fue fundada.

Con Urbvan, un usuario individual o corporativo puede agendar viajes en diferentes rutas preestablecidas, los cuales son realizados por “socios” que suscriben sus camionetas en la aplicación. Antes de que iniciara la pandemia, la plataforma contaba con 350 camionetas que ofrecían sus servicios a 50,000 clientes en cinco ciudades mexicanas.

Matos aseguró que la pandemia de Covid-19 comenzó a impactar rápidamente a la compañía a partir de la segunda quincena de marzo, debido a que la movilidad en la Ciudad de México ha llegado a caer hasta 82% desde esas fechas. Tanto esta caída como la necesidad de comenzar a trabajar desde casa representaron retos importantes para Urbvan, según su fundador.

“Cuando paramos, tuvimos la oportunidad de ver nuestros errores y de redefinir y mejorar procesos”, dijo Matos.

Entrega a domicilio, la alternativa

Son varias las alternativas por las que han optado las startups de transporte en países emergentes para poder seguir generando ingresos para remediar la caída de la movilidad en todo el mundo y en particular, en países emergentes. La mayoría se ha decantado por la creación de alianzas con plataformas de comercio electrónico, como es el caso de Urbvan y Jüsto, en el mercado mexicano, y de Mi Aguila y D1, en Colombia.

En el país sudamericano, el impacto fue similar. De acuerdo con Bruno Ocampo-González, confundador y director ejecutivo de Mi Aguila (Colombia), plataforma de transporte empresarial que opera en la capital del país, Bogotá, el negocio de la transportación en esta ciudad vio una reducción de entre 70 y 80% respecto del periodo anterior a la llegada de la pandemia a la región.

El directivo añadió que la compañía realizó un análisis sobre aquellos mercados en los que pudiera usar su tecnología y destacó el de la entrega a domicilio de productos de supermercado (groceries delivery), con lo que comenzó a realizar estas entregas en nueve ciudades colombianas.

“Es difícil saber lo que nos depara el futuro en términos de movilidad , pero creo que como emprendedores tenemos la responsabilidad de adaptarnos para enfrentar situaciones como la que estamos viviendo”, dijo.

Suscripciones, un soporte

Turquía está entre los 10 países que han sido más afectados por la pandemia de Covid-19 hasta el momento. De acuerdo con Ali Halabi, fundador y director ejecutivo de Voltlines, una startup que opera 300 camiones en Estambul para el transporte de empleados corporativos, las operaciones de la plataforma cayeron 88% desde que comenzó la cuarentena parcial en aquel país, el 11 de marzo.

Pese a esta caída, el modelo de negocio de Voltlines, basado en una suscripción mensual, permitió que la compañía pudiera garantizar a sus conductores un ingreso mínimo durante la cuarentena, lo que fue posible gracias a que los usuarios de la aplicación han seguido pagando su suscripción básica en  este periodo.

La reducción de costos, la revisión de todos sus contratos y la búsqueda intensiva de nuevas ventas y nuevos ingresos han sido también la constante entre las startups de movilidad en los países emergentes, algo en lo que también coincidieron Alejandro Taubas, cofundador de ViaPool, plataforma de transporte de empleados en Argentina y Amit Singh, cofundador de Shuttl, que ofrece este tipo de servicios en India.

[email protected]

kg