Microsoft dijo este lunes que adquiriría ZeniMax Media por 7,500 millones de dólares en efectivo, fortaleciendo su oferta de videojuegos Xbox con el estudio detrás de títulos como Fallout y el relanzamiento de Doom.

ZeniMax es la matriz de Bethesda Softworks, que también ha desarrollado éxitos como The Elder Scrolls, Wolfenstein y Dishonored.

El acuerdo llega más de una semana después de la fallida oferta de Microsoft por los activos estadounidenses de la aplicación de videos cortos TikTok, que ahora ha estructurado su convenio como una asociación con Oracle y Walmart en lugar de una venta directa.

Según Microsoft, se mantendrán la estructura y el liderazgo gerencial de Bethesda. El acuerdo de ZeniMax se cerrará en el segundo semestre del año fiscal 2021 y tendrá un impacto mínimo en los ingresos operativos ajustados en los años fiscales 2021 y 2022. 

Se trata de la tercera mayor adquisición realizada por el fabricante del Xbox hasta la fecha, tras la compra de LinkedIn, en 2016, y Skype, en 2011. De hecho, los 7,500 millones que pagará por el grupo de videojuegos igualan la cantidad que desembolsó en 2018 por GitHub.

Fundada en 1999, ZeniMax cuenta con oficinas y estudios en todo el mundo. El más relevante es Bethesda Softworks, responsable de franquicias tan populares como The Elder ScrollsFalloutDOOMWolfenstein Dishonored, entre otras. En total, el grupo cuenta con 2,300 empleados.

Con la incorporación de Bethesda, Microsoft crecerá de 15 a 23 equipos de estudios creativos y agregará las icónicas franquicias de Bethesda a Xbox Game Pass, su servicio de suscripción digital a videojuegos en la nube que cuenta ya con 15 millones de suscriptores. La intención de la tecnológica es llevar los nuevos juegos de Bethesda a Xbox Game Pass el mismo día que se lancen para Xbox o PC, ha explicado la compañía.

"El contenido diferenciado de calidad es el motor detrás del crecimiento y el valor de Xbox Game Pass, desde Minecraft hasta Flight Simulator. Como desarrollador y editor de juegos probado, Bethesda ha tenido éxito en todas las categorías de juegos, y juntos, fomentaremos nuestra ambición de empoderar a más de 3,000 millones de jugadores en todo el mundo ", dijo el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella.

Xbox Game Pass es la gran apuesta de la tecnológica norteamericana para liderar el futuro de la industria de los videojuegos que, como cada vez apuntan más analistas, pasa por las plataformas de juegos en la nube. Hasta ahora, era un requisito indispensable comprar una consola para poder acceder a los catálogos de juegos de las marcas.

Sin embargo, con la llegada del cloud gaming, los usuarios pueden conectarse desde cualquier dispositivo, ya sea una consola, un móvil o un PC, y adquirir los títulos a los que quieran jugar. Esto hace que el hardware, que hasta ahora ha dominado la PlayStation de Sony, no sea tan importante como el catálogo de juegos que ofrece cada plataforma. Y es ahí donde Microsoft está poniendo todos sus esfuerzos para competir con Sony.

(Con información de Diario Expansión / España)