John McAfee, creador de antivirus informáticos, buscado para ser interrogado en Belice tras el asesinato de un vecino, dijo este viernes que solo aceptaría el interrogatorio en un "país neutral", en tanto clamó su inocencia y aseguró no estar montando ninguna broma con este caso.

"Lo he dicho antes, me reuniría y respondería a cualquier pregunta que quieran en un país neutral", dijo McAfee en una entrevista a la cadena estadounidense CNBC en Miami, a donde llego el miércoles expulsado de Guatemala.

En el hotel donde se hospeda en la calle más turística de Miami Beach, McAfee se ha transformado en la atracción del lugar con decenas de periodistas y equipos de televisión siguendo cada paso que da y se muestra muy accesible para hablar con la prensa mientras se sirve algo en un restaurante o se compra ropa.

"Estoy seguro que no me entregaré a las autoridades que han tratado de agarrarme desde hace meses. No volveré a Belice", dijo el gurú informático, que el jueves aseguró que estaba prácticamente en bancarrota por haber dejado toda su fortuna en Belice, aunque el viernes mencionó recursos disponibles de unos 5 millones de dólares
.

McAfee, de 67 años, no enfrenta acusaciones en Belice, donde residía, pero las autoridades lo consideran como "persona de interés" en el marco de la investigación por el crimen de su vecino, el también estadounidense Gregory Faull, de 52 años, con quien tenía algunas diferencias.

"John McAfee sigue como una persona de interés pero no es un sospechoso. La investigación debe ser construida y necesitamos interrogarlo para que el caso avance", dijo el jueves comisionado adjunto de la policía beliceña, Miguel Segura.

Según McAfee, las autoridades de Belice le tendieron una trampa como venganza por haberse negado a colaborar económicamente con políticos de esa nación.

Afirma que primero intentaron implicarlo en la creación de un laboratorio de drogas duras para luego terminar con esta historia del supuesto asesinato de su vecino, Gregory Faull, de 52 años, con quien tenía una disputa.

Parte de los problemas entre los vecinos eran por los perros de McAfee, uno de los cuales murió envenedado horas antes de que una mucama de Faull lo encontrara en noviembre bañado en sangre con un balazo en la cabeza.

Las autoridades beliceñas han tildado a McAfee de "paranoico", al igual que otros vecinos también expatriados que vivían en un acomodado sector de Belice.

En sus múltiples declaraciones a los medios, McAfee admitió que la semana que permaneció en Guatemala, donde fue detenido por ingresar ilegalmente, fingió los supuestos ataques al corazón por los cuales fue hospitalizado y se jugó "la carta del loco" para lograr salir a Estados Unidos.

"Ahora solo quiero traerme a Samantha y Amy", dijo a la AFP, refiriéndose a su novia beliceña de 20 años y una amiga.

Aunque aseguró estar con casi nada de dinero, a la cadena CNBC dijo este viernes que cree tener "algo menos de 5 millones de dólares".

"Mi contador debe saber cuánto tengo. No le he preguntado recientemente (sobre el estado de la fortuna)", dijo.

"Tengo 67 años. Como bien y tengo dinero sufienciente para comer, y también ropa", agregó.

McAffe dijo que quiere escribir y vender la rocambolesca historia sobre sus problemas en Belice, su escondite por dos meses y medio en la selva y su fuga a Guatemala el pasado 3 de diciembre, pero sostiene que de ninguna manera está fingiendo o montando una broma.

"Este no es un chiste que yo creé", sostuvo el peculiar empresario que se había radicado en Belice hace cuatro años y donde dice que dejó su fortuna, incluyendo 20 millones de dólares en inversiones y unas 15 propiedades.

MFH