La compañía de infraestructura de redes Lumen Technologies (antes Century Link) adelantó que planea ofrecer servicios de internet satelital en México en 2022, sobre todo para sectores industriales como el petrolero y el de la minería.

Este servicio le permitirá a la compañía alcanzar zonas remotas de la República Mexicana, pues hasta ahora se ha concentrado en la instalación de redes en grandes áreas metropolitanas como la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y Querétaro.

“Ya todos los estudios fueron concluidos. Ya tenemos la información de nuestro hub y del satélite que vamos a estar utilizando”, dijo en entrevista Jaime Durán, director de Productos de Conectividad, Medios e IP del Clúster Norte de Lumen Technologies.

Los servicios satelitales que prevé ofrecer Lumen el próximo año estarán destinados a instalaciones industriales, como las plataformas petroleras, las minas y también a otro tipo de servicios, como la banca.

Permisos y pandemia

Aunque la compañía planeaba concluir la instalación de sus redes metropolitanas de fibra óptica en las 15 ciudades principales del país, tanto la pandemia de Covid-19 como el atraso en la obtención de permisos gubernamentales han atrasado este proceso.

“Para hacer una red metropolitana en algunas de las ciudades principales hemos tenido que pedir permiso a muchas autoridades, en algunos casos hasta a 20 entidades diferentes. Es difícil avanzar al ritmo que queremos por eso”, dijo Durán.

A esto se suma que la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus supuso el cierre tanto de algunas entidades gubernamentales, como de las instalaciones industriales de algunos de sus clientes.

Pese a estas interrupciones y demoras, la compañía ha conseguido conectar varios de los centros de datos de compañías como KIO Networks, Equinix y Triara de Telmex, y está en proceso de conexión de otros grandes centros de datos como los de las brasileñas Odata y Ascenty en el estado de Querétaro.

Conectividad y 5G

Junto con su filial Level 3, Lumen Technologies es una de las compañías que han instalado muchos de los puntos de conectividad entre México, Estados Unidos y América Latina. Entre ambas compañías administran las conexiones del cable que conecta al país por el Pacífico, en Mazatlán y Tijuana y Los Ángeles, California, y además se interconecta con Estados Unidos en tres cruces terrestres: Tijuana-San Diego; Monterrey-Laredo y Monterrey McCallen.

En 2021, la compañía agregó un nodo de internet IP en Mazatlán que robustece sus redes de contenido (CDN), que son aquellas destinadas a la transmisión de contenido en streaming y de videojuegos para compañías como Netflix, HBO y Disney y que actualmente cuentan con una capacidad de 10 terabytes.

Durán confiesa que si bien hace 5 años la situación de la infraestructura de redes en México era de franco retraso, en tiempos recientes ha habido una explosión de construcción de este tipo de infraestructura; además de que ahora se promueve que distintas empresas compartan sus redes.

“La evolución del mercado ha sido muy impresionante. Antes una red que les hubiera costado mucho 3 años construir, ahora nos tardamos un año y medio”, dijo.

El directivo advierte que la capilaridad de las redes de fibra óptica aún no permite aprovechar la capacidad de las redes de quinta generación (5G) en México, este proceso tomará en promedio cinco años, lo que es un tiempo acelerado respecto de otros países.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx