Ser una pyme y exportar es posible. Hoy las empresas y los clientes están a solo un clic de distancia, y son muchos quienes llegan a millones de clientes potenciales en todo el mundo, con poca inversión y mucha efectividad.

Los negocios cambiaron. El valor del comercio electrónico en México en el 2011 fue de 47,000 millones de pesos y en América Latina de 558,000 millones de pesos. Esto es una buena noticia para las pymes de nuestro país.

¿Por qué? Hace algunos años, llegar a otros mercados y competir de manera directa con grandes corporativos parecía imposible, pero hoy son miles las empresas que utilizan la web para hacer negocios en un mercado de 2,000 millones de clientes potenciales; 230 millones de ellos en América Latina y 40 millones, en México.

No hace falta ir lejos para encontrar ejemplos de empresas que aprovechan este nuevo mundo: Urmex, una compañía de Toluca (Estado de México), que produce y distribuye memorias USB. Cuenta con sólo diez empleados y ocho años de existencia. Durante años promocionó sus productos por medio de volantes físicos y llamadas telefónicas, hasta que Pedro Arizpe, fundador y director general, decidió crecer y apuntar a la ciudad de México. Invirtió 100 pesos en publicidad online para lograrlo y los clientes lo encontraron.

Pedro decidió incrementar su inversión y realizó campañas online dirigidas al resto de la República Mexicana. Tuvo éxito y pensó en expandirse hacia América Latina. Hoy, poco tiempo después, 60% de las ganancias de Urmex provienen de ventas en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, con miras a llegar a Brasil en los años siguientes.

Cada peso que Pedro invierte en publicidad online tiene un retorno de inversión directo y ésa es una de las razones por las que Internet es la plataforma de negocios más efectiva del momento. Internet es masivo, barato, efectivo y medible, lo que lo hace ideal para las casi cinco millones de empresas en México que pueden llevar sus productos y servicios a cualquier parte del mundo. En la web no existen las distancias.

Los consumidores tienen acceso a más información, toman mejores decisiones de compra y así la competencia entre empresas grandes, medianas o chicas es más justa, lo que beneficia a los consumidores y, por lo tanto, a los negocios.

El autor es director general de Google México