La gestión de los datos personales es uno de los negocios más redituables que hay en el mundo. Empresas como Facebook y Google comercian todos los días con la información personal de sus usuarios. La empaquetan y la venden a empresas de publicidad y a otras compañías que buscan aumentar el conocimiento de sus consumidores y sus ingresos.

¿Qué les da derecho a generar valor con algo que no les pertenece? es la pregunta que los entusiastas de la identidad soberana se hacen. En entrevista con El Economista, Andrés Junge, cofundador de Uport, una iniciativa basada en blockchain para crear "credenciales digitales" inquebrantables, explica un proyecto que define como una afrenta contra el negocio de Facebook, Google y otras compañías que venden datos personales.

Vamos por partes.

1. ¿Por qué amenaza a Facebook y a Google?

De acuerdo con Junge, lo más valioso de la identidad soberana no es identificarse, sino precisamente la posibilidad de controlar la información personal. Ante el aumento en la capacidad de empresas como Facebook, que tiene en su poder los datos de 2,300 millones de usuarios en el mundo, Uport busca devolver a las personas el control de su identidad.

“La identidad se compone de cualquier característica que te defina, desde cómo te llamas hasta tus gustos. Hoy empresas como Facebook tienen datos de ti que ni siquiera tú tienes. Ese es su negocio. Todo cambiaría con la identidad soberana. El usuario recupera sus datos y, si quiere, puede venderlos. Eso no dañaría el negocio, lo haría más justo”.

Junge destaca que esta característica de la identidad soberana también ayudaría a que los usuarios consigan contenidos publicitarios de valor. “Y no sólo en Uport buscamos esto. Son varias las empresas que abordan este problema y que integran la Asociación de Identidad Soberana. Todas buscan que sus servicios sean compatibles”, dijo.

También considera que la capacidad de ocultar información personal es particularmente útil para combatir la discriminación. Un ejemplo, dice, es que al buscar trabajo hoy las empresas acuden a las redes sociales para conocer mejor al candidato. Los datos médicos, las creencias religiosas y otros datos semejantes pueden resguardarse de mejor forma.

2. ¿Y qué es identidad soberana?

“La identidad soberana es básicamente un modelo informático para descentralizar la información personal. Permite que el usuario recupere el control de sus datos personales y elija por sí mismo qué es lo que quiere que se sepa de su persona en internet. Tiene múltiples usos como la identificación oficial para realizar trámites y pagos”, dijo Junge.

Desde el acta de nacimiento, hasta el pasaporte y el título profesional, todo tipo de documentos oficiales puede integrarse a este esquema de información único que, explicó Junge, ofrece velocidad y seguridad a la vida de los usuarios. Pero su utilidad no se reduce a mejorar los trámites oficiales, generalmente lentos y tediosos. El sector privado también es su objetivo.

“Por ejemplo, si necesitas tomar un monopatín de una empresa de transporte o entrar al estacionamiento de tu edificio, la identidad soberana te permite hacerlo con sólo mostrar tu teléfono celular. La información que tú decidas estará ahí y las llaves para modificar lo que de ti se conoce las tendrás en la cadena de bloques (blockchain)”. 

3. ¿Tiene usos humanitarios?

La identidad soberana también puede tener usos humanitarios. En casos de personas desplazadas o migración obligada, el pasado de la persona forzada a dejar su lugar de origen es cuestionado. La falta de datos suele convertirse en motivo de discriminación. Junge afirma que este problema tiene una solución:

“Uno de los casos más populares de discriminación y migración a nivel mundial es el que se relaciona con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Él asegura que quienes llegan a su país por vías fuera de las leyes de migración son delincuentes o violentos, pero en muchos casos hay incluso profesionistas que escapan de la violencia.

“Con este tipo de información puedo demostrar quién soy, de dónde vengo y a qué me dedico. Si oculto parte de mis datos es mi decisión, pero eso no implica problema alguno. Todo lo que componga mi identidad es confirmado de muchas maneras, entre ellas las personas que conozco. Es ‘el Facebook de la gente para la gente’”, dijo.

4. ¿Quiénes somos?

Sobre los procesos electorales, Junge explica que la identidad soberana no puede ni debe convertirse en una vía para sufragar, debido a que el voto debe ser secreto. En lo que puede aportar es en el manejo del padrón, así como en la identificación en las casillas. “Si soy un ciudadano en Venezuela y hay elecciones, nadie más puede votar por mí”.

La identidad corporativa también es un área de interés para Uport. “Hay veces que empresas contactan a un ciudadano, pero él no tiene forma de saber si en realidad se trata de la empresa, como sucede con las empresas financieras. La identidad soberana podría ayudar a confirmar que se trata de la empresa. También facilita, por ejemplo, la firma de contratos entre compañías”.

“Al final la identidad es parte integral del ser humano. No tener control de ella es entregar parte de ti. Nos hace cada vez menos humanos”, dijo Junge.

Andrés Junge, de Uport, participará como ponente en el Blockchain Summit Latam México 2019, que se realizará el 4 y el 5 de julio en el Crowne Plaza de la colonia Nápoles de la Ciudad de México.

[email protected]