A lo seis años, cuando a su hermano le compraron una consola, Montserrat descubrió su interés por los videojuegos. Super Mario Bros y Crash Bandicoot, de Nintendo y Sony, respectivamente, eran los títulos que Happy Musaraña, su nombre en el mundo del gaming, jugaba después de volver de a escuela.  

Happy Musaraña cuenta que cuando estaba en la escuela no era bien visto ser gamer. Esto hacía que ella mantuviera su predilección por los videojuegos en secreto. Ahora, la streamer se desquita jugando por horas mientras cientos de personas la observan a través de Twitch o YouTube.

Al entrar a la adolescencia, la streamer transitó de las consolas a las laptops y computadoras personales con juegos multijugador como Age of Empires que podían jugarse en línea de forma gratuita. Sin embargo, por cuestiones laborales, tuvo que alejarse del mundo de los videojuegos hasta que en 2011, la Liga Mexicana de Videojuegos lanzó una convocatoria para buscar a quienes serían los casters de sus torneos de un fenómeno que estaba cobrando cada vez mayor fuerza en todo el mundo: los eSports.

Montserrat ahora participa en un proyecto de realidad virtual llamado Moonstar, es colaboradora del sitio deportivo Medio Tiempo, presentadora de eventos de gaming e eSports, desde hace un año comenzó a hacer su propio contenido en Twitch y ahora es una de las ROG Girls, el equipo de gamers patrocinado por el fabricante de laptops Asus, cuyo objetivo es incentivar el consumo del gaming en un target desatendido, que son las mujeres.

“Anteriormente, el gaming estaba orientado a un objetivo masculino y ahorita las mujeres están teniendo mucha cabida ahí. Asus vio este foco y pensó: ‘Por qué no crear a un equipo de chicas que representen a la marca’”, dijo Francisco Miranda, director de Comunicación de Asus México.

De acuerdo con Miranda, ROG Girls  es parte de la estrategia orientada al gaming que Asus tiene en México, en donde la marca observa un crecimiento potencial en la industria de los videojuegos y de los eSports.

Pese a que el tipo de equipos usados por los videojugadores y por los profesionales de los eSports tienen un costo, al menos en el caso de los dispositivos de Asus, desde 18,000 hasta 200,000 pesos y de que el ticket promedio de la marca ronda los 25,000 pesos, la compañía ha registrado un mayor crecimiento en la venta de equipos dedicados al gaming que en el de laptops regulares.  

Asus tiene una participación en el mercado mexicano de laptops y computadoras personales de 10 por ciento. De acuerdo con el directivo, Republic of Gamers, la rama de dispositivos de la marca orientada al gaming, que representa 20% del negocio total de la compañía en México, tuvo un crecimiento de 35% durante 2017 y esperan crecer también a doble dígito en el 2018.

“Nos impresiona mucho que esta división haya tenido un crecimiento mayor que la de las computadoras regulares”, dijo el directivo.

El equipo de ROG Girls, que además de Happy Musaraña, está integrado por Naomi (cTori), Mónica (EritraJinx), Evelyn (EvyRosas) y Carla (SoujiOkita), es también una respuesta de Asus a un fenómeno que, según Monserrat, sigue ocurriendo mucho: la falta de mujeres en las esferas profesionales de los videojuegos. 

De acuerdo con la streamer, sí hay muchas mujeres videojugadoras, pero no son muchas las que se dedican de manera profesional a la industria de los eSports.

Si bien no hay tantas como uno quisiera, sí hay  muchas chicas gamers. En donde sí faltan muchas es en los niveles profesionales de los deportes electrónicos, porque hay muchos equipos de hombres y yo casi no he visto equipos de mujeres. Es muy raro ver chicas en torneos de eSports. Sería muy bueno que hubiera, por ejemplo, un equipo de cinco chicas en contra de un equipo de cinco chicos”, dijo Happy Musaraña. 

Según la streamer, hay juegos como JustDance, de los que también se hacen torneos de eSports, que atraen a todo tipo de personas, pero en el caso de los demás videojuegos, como Fortnite y League of Legends, los más populares, la mayoría de los jugadores y del público son hombres.

“Creo que nuestro objetivo es Incentivar a las nuevas generaciones a hacerse profesionales en la industria de los videojuegos. Lo que hace falta es difusión. Enfocarse en el público. La mayoría de la gente no sabe que las personas pueden dedicarse de manera profesional a los videojuegos. Falta algo de tiempo para que los estadios en México se llenen con torneos de eSports”, dijo.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx