“La pandemia ha acelerado la necesidad de transformación digital”. Esta idea, que se ha vuelto un mantra entre los directivos de muchas industrias, parece obsoleto cuando se voltea a ver al sector de las fintech, aquellas empresas que ofrecen servicios financieros basados en tecnología y canales digitales.

Las fintech mexicanas han tomado distintos caminos para hacer frente a la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 tanto en lo que respecta a su propia operación como en lo que toca a su rol dentro de la economía digital. Mientras que algunas han recurrido al apoyo de otras fintech para mantener su operación, otras han optado por modificar sus productos o lanzar nuevos.

México ha visto cómo su ecosistema fintech se ha convertido en el mayor de América Latina, con 441 startups y una tasa de crecimiento anual de 26% desde el 2016, según el Fintech Radar de Finnovista. Además, siete de cada 10 usuarios de internet en México usan los servicios de alguna fintech, de acuerdo con Índice Global de Fintech de EY.

Un tercio de las empresas mexicanas de tecnología financiera están dedicadas a los medios de pago y a los préstamos al consumo. Lo demás se distribuye en un conjunto de startups dedicadas a los préstamos a negocios, tecnologías de administración para instituciones financieras, los seguros y el fondeo colectivo (crowdfunding), entre otras.

Una categoría que aun no ocupa una porción relevante en el pastel de las fintech mexicanas son los bancos digitales. Aunque los 19 bancos digitales que hay en México apenas ocupa un 4% de las 441 startups que hay en el país, este segmento muestra una tasa de crecimiento de 24% anual.

Flink y Fondeadora son dos bancos digitales o neobancos que han tomado acciones frente a la emergencia sanitaria. Mientras que Fondeadora recurrió a la fintech de fondeo colectivo Propeler para recibir financiamiento de inversionistas; Flink lanzó una tarjeta digital para facilitar la experiencia de sus nuevos usuarios; además de que está pronta a lanzar una nueva funcionalidad que permitirá realizar inversiones en compañías como Apple o Netflix.

De acuerdo con Sergio Jiménez, director y fundador de Flink, tan sólo en los meses de marzo y abril, llegaron a su plataforma 50,000 usuarios, es decir un tercio del número de usuarios totales con los que contaba la plataforma antes de que comenzara la emergencia sanitaria.  

“Se ha incrementado mucho el servicio de depósito dentro de la plataforma, esto es porque al no poder usar el efectivo, la gente está optando por medios digitales”, dijo Jiménez.

Esto lo confirma la estimación que hace Daniel Mizrahi, director y fundador de la plataforma de fondeo colectivo para negocios Propeler acerca de que las transacciones digitales de las entidades financieras tradicionales han crecido 20%, mientras que las de las fintech han aumentado alrededor de 15% en lo que lleva la emergencia sanitaria en el país, de acuerdo con un comunicado de la plataforma.

A esto se suma el que servicios financieros digitales como el pago de servicios, las transferencias bancarias y las recargas telefónicas aumentaron entre la primera semana del año y la semana 10 entre 20 y 70%, de acuerdo con un análisis de la plataforma de comercio electrónico Mercado Libre, según el cual siete de cada 10 mexicanos dijeron que seguirán usando métodos de pago electrónicos después de que termine la emergencia sanitaria.

Para Bruno Ramos, director de la billetera digital Swap, las fintech ya estaban listas para un mundo en donde todo se maneja de manera remota. El directivo también confirmó que las transferencias digitales han aumentado, lo mismo que las iniciativas de envío de dinero por  medios que antes no se usaban, como es el caso de WhatsApp.

Estas nuevas posibilidades no solo facilitan los procesos de los usuarios antiguos, sino que también atraen al sector Fintech a nuevos clientes con perfiles diferentes, refirió.

[email protected]

kg