La plataforma de música en streaming Spotify debutó este martes en la Bolsa de Nueva York con un valor de 26,500 millones de dólares.

Spotify, de origen sueco, es una de las plataformas de música con más usuarios. Al cierre del 2017, la compañía informó tener 71 millones de suscriptores de pago y más de 159 millones de usuarios en total. En el mundo de las plataformas de streaming, la compañía de Daniel Ek tiene más usuarios que servicios como Apple Music (38 millones de usuarios), Amazon Music (16 millones) o Tidal (3 millones).

El debut de Spotify en los mercados bursátiles llega en un buen momento para estas plataformas digitales. En el 2017, las reproducciones en servicios de streaming registraron un crecimiento de 50%, frente al 2016, alcanzando más de 376,000 millones de reproducciones, según el reporte de la industria musical del 2017 de la firma BuzzAngle Music. El consumo de música en streaming bajo un modelo de suscripción subió 4% en el año y representó 80% de todas las reproducciones en servicios digitales. Aunque el apetito por algunos formatos musicales físicos ha ido en aumento —en el 2017 las ventas de discos en vinilo crecieron 20.1%— la realidad es que el consumo de música se ha concentrado en las plataformas digitales.

Uno de los grandes obstáculos a los que se ha enfrentado Spotify son sus pérdidas, que en el 2017 alcanzaron 318 millones de euros. Para este año, la firma espera tener un crecimiento en sus ingresos de entre 20 y 30% a unos 5,300 millones de euros, según un reporte de la AFP.

Otro gran obstáculo es ofrecer compensaciones justas a los artistas que aloja dentro de su plataforma. En enero pasado, la compañía recibió una demanda de 1,600 millones de parte de Wixen Music Publishing por usar miles de canciones de artistas como Tom Petty, Neil Young y The Doors sin una licencia ni compensación para la editorial musical. En mayo pasado, acordó pagar una compensación por 43 millones de dólares a los compositores Melissa Ferrick y David Lowery, de las bandas Cracker y Camper Van Beethoven para resolver en el mismo tenor otra disputa legal.

La plataforma de música también se ha encontrado con resistencia de artistas que no han llevado su catálogo de música a esta plataforma al alegar pagos inequitativos en términos de regalías. En el 2012, el músico estadounidense, Damon Krukowski, miembro de la banda Galaxie 500, reportó haber recibido un pago de 1.05 dólares por las 5,960 reproducciones de su sencillo “Tugboat”. Dividido entre los integrantes de la extinta banda neoyorquina, cada miembro recibió un pago de 35 centavos. La cantante estadounidense, Taylor Swift, y el vocalista de Radiohead, Thom Yorke, también han emprendido sus propias cruzadas contra la plataforma de streaming para buscar un pago justo a su trabajo.

Para Spotify, el reto ahora será cómo poder conciliar las necesidades de los inversionistas y también ayudar a mejorar las condiciones para los artistas de los que se sustenta su negocio.

[email protected]