Netflix fue uno de los primeros entre varios servicios digitales en aumentar sus costos debido a la recaudación del Impuesto al Valor Agregado que le impone la Ley de Ingresos 2020. Aunque este aumento es el reflejo de una medida tomada en 2019, muchos usuarios han expresado su rechazo debido a que se trata de un aumento en medio de una crisis económica generada por la pandemia de Covid-19.

El centro de análisis e investigación Fundar organizó una mesa redonda virtual en la que representantes de empresas y organizaciones de la sociedad civil (OSC) discutieron acerca del impacto que han tenido las TIC en México en el contexto de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19. Entre los temas que se discutieron en la conversación, que rondaron sobre todo en torno a la desinformación y la privacidad, también estuvo el impuesto digital.

Lina Ornelas, directora de Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales de Google México, hizo la distinción entre la reforma a la Ley del IVA, que aprobó el Poder Legislativo en 2019 como parte de la Ley de Ingresos 2020, con la que el usuario de servicios digitales deberá pagar 16% de Impuesto al Valor Agregado por servicios digitales, y la discusión internacional acerca de un impuesto que aplique directamente a los ingresos de las plataformas.

Según Ornelas, la reforma por parte de compañías como Netflix y Spotify supone que todas las operaciones de consumo y de ingreso que se dan en las plataformas digitales están ahora gravadas con IVA. No obstante, los lineamientos de cumplimiento alrededor de esta medida no han quedado de todo claros para Google.

"Nosotros somos el intermediario que va a retener ese impuesto para hacérselo llegar al gobierno y definitivamente va a permitir un ingreso que no tenían. Esto entra en vigor a partir del primero de junio y nosotros estamos en conversaciones con la autoridad fiscal para que aclare algunas cosas del cumplimiento, porque no es tan fácil cambiar de un día a otro tu facturación", dijo Lina Ornelas.

Además de la retención de IVA para usuarios de plataformas digitales y de ISR para quienes ofrecen un servicio a través de éstas, como en el caso de los conductores, anfitriones y vendedores de Uber, Airbnb, Amazon y Mercado Libre, Ornelas recordó la discusión acerca del impuesto digital, que aplicaría directamente a los ingresos de las plataformas digitales y que se encuentra a discusión entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

"Las leyes fiscales se crearon ex ante a las plataformas. La Ley del IVA es anterior al nacimiento de Google. No es tan sencillo el debate, porque es necesario decidir si se va a gravar en donde se genera la propiedad intelectual y entonces el país que tiene los incentivos para generar innovación es quien se queda con el impuesto o en el que están los usuarios", dijo la directora de Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales de Google México.

Cabe aclarar que el servicio de publicidad digital, entre los principales de compañías como Google y Facebook, no entró en la legislación que entrará en vigor en junio próximo.

Para Luis Fernando García, más allá de la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus, las tecnologías tienen un potencial muy importante para el ejercicio de derechos humanos a la vez que representan desafíos novedosos a esos mismos derechos. "De lo que depende que estas tecnologías sean usadas para beneficiar al interés público y no para perjudicarlo, es la gobernanza, que implica su diseño, la regulación y la tributación".

El director de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) cree que la tributación de los servicios digitales es muy importante para que los beneficios de la automatización, la inteligencia artificial o la economía digital lleguen a todas las personas, por lo que la discusión alrededor de este tema es "ineludible".

"Dado que varios fenómenos de automatización y digitalización están generando y van a generar dislocaciones en el mercado laboral, que suponen desempleo y volver a entrenar a la población, es necesario que a través de políticas fiscales los beneficios derivados de esta digitalización sean repartidos de manera equitativa", dijo.

Para García, dado que la publicidad en línea es el modelo de negocio dominante dentro de la economía digital, este servicio se trata de un vehículo importante para identificar las contribuciones que corresponden a cada país. Con el fin de conseguir esto, García propone que las plataformas digitales sean más transparentes respecto de los ingresos que obtienen en cada una de las jurisdicciones en las que operan.

"Es una discusión compleja pero es ineludible y creo que tendría que enfocarse en impuestos a las ganancias determinadas dependiendo del país en el que se generan, pero eso implica un acuerdo internacional que Estados Unidos, el país en donde operan la mayoría de estas empresas digitales que brindan servicios en México, no está dispuesto a compartir", dijo García, con lo que hace difícil que un nuevo impuesto digital vaya a ayudar a solventar la crisis económica.

[email protected]