Tel Aviv. Aunque los conflictos en el ciberespacio entre estados nación ofrecen a los países la posibilidad de enviar mensajes con un menor riesgo de ocasionar una escalada bélica, al mismo tiempo pueden borrar la división entre gobierno e iniciativa privada y afectar a compañías que representan un poder económico, de acuerdo con Michael Rogers, ex director de la Agencia Nacional de Ciberseguridad de Estados Unidos, quien habló durante la sesión plenaria de la novena Conferencia Internacional de Ciberseguridad organizada por la Universidad de Tel Aviv.

En conversación con el excomandante de la Unidad 8200 del Ejército israelí, especializada en inteligencia y ciberseguridad, Nadav Zafrir, Rogers advirtió que países como Irán pueden tomar a empresas del sector privado como extensiones de los estados nación. “Vemos que el ciberespacio, que ha sido un elemento continuo de la competencia diaria entre los estados, será parte del conflicto entre naciones. Tanto Estados Unidos como Irán ven a la ciberseguridad como una opción de respuesta potencial que ofrece un riesgo menor que un ataque cinético", dijo Rogers  

El exmilitar estadounidense aseguró que “Estados Unidos utilizó el ciberespacio para responder el ataque del ejército (iraní). Irán eligió la opción de respuesta cibernética para ir no sólo contra las entidades del gobierno de EU, sino también contra las entidades del sector privado” y añadió que mientras que los países occidentales, especialmente Estados Unidos, siempre han trazado una línea entre el gobierno y el sector privado, otras naciones no hacen esta distinción, por lo que, para el sector privado, la respuesta iraní enseña que algunos serán vistos como extensiones del Estado.   

De acuerdo con la prensa estadounidense, en días pasados, el presidente Donald Trump autorizó un ciberataque en contra de una unidad de inteligencia iraní como represalia por haber derribado un dron propiedad del ejército de EU. Según la agencia AFP, el gobierno iraní replicó que el ciberataque estadounidense no tuvo éxito. 

Una columna de opinión en The Washington Post, firmada por Joseph Marks, que cita un correo electrónico enviado por Chris Krebs, director de la división de ciberseguridad del Departamento de Seguridad Interior, advirtió que hackers iraníes están atacando a compañías estadounidenses con software malicioso especializado que borra los contenidos de las redes computacionales en lugar de robar la información. Siguiendo algunos comentarios de la firma de ciberseguridad FireEye, Marks afirmó que los iraníes también podrían realizar ataques de ransomware que bloqueen el acceso a las computadores de sus víctimas o lanzar ataques de denegación de servicio (DDoS) que atenten contra la disponibilidad de su información.  

Hace unas semanas, The New York Times publicó una investigación que revela que el gobierno de Estados Unidos mantiene una operación de infiltración del sistema de generación de energía eléctrica ruso, a lo que el gobierno de Rusia respondió que los ataques de Estados Unidos podrían escalar hacia una ciberguerra.  

Rogers fue director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos entre 2014 y 2018. Asumió el cargo un año después de las revelaciones acerca del espionaje de la NSA en contra de la población civil estadounidense realizadas por el excontratista de la agencia estadounidense Edward Snowden. También fungió como comandante del Comando Cibernético de la Flota de Estados Unidos.

Acerca del incremento de las amenazas de ciberseguridad en el mundo, Rogers advirtió que están se volverán cada vez más complicadas debido a que la superficie de ataque está creciendo. “Si tú observas el poder de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, van a ofrecer excelentes capacidades defensivas, pero también ofrecerán a los atacantes muchas más opciones”.

[email protected]