En lo cotidiano, cuando uno piensa en tecnología inmediatamente relaciona el término con computadoras, smartphones, tablets, etc. Sin embargo, cada vez más, los aparatos inteligentes rodean nuestras vidas y favorecen a nuestro trabajo diario y al consumo de energía.

En la edición número 26 de la CeBit, la feria más grande de la industria de la tecnología mundial que se celebró en Hannover, Alemania, entre el 6 y el 10 de marzo, se lanzaron nuevos dispositivos que harán nuestras vidas un poco más sencillas e incluso ahorrar unos pesos.

Una de las reinas de la feria fue la llamada Smart Home . Fabricadas por la empresa E.ON, estas casas inteligentes ofrecen seguridad y confort con un importante ahorro en el consumo de energía.

La compañía destaca en su sitio web que el suministro de energía electrónica, electrodomésticos, movilidad, seguridad y de los consumidores serán cada vez más integradas en casas inteligentes . Y pronostica que las ‘smart homes’ con revolucionarios sistemas de ahorro energético y las tecnologías avanzadas de control serán la clave del futuro.

Mediante una aplicación desde una PC, una tablet o un smart phone, se puede monitorear el funcionamiento de los dispositivos aplicados en la casa que disponen de una tecnología wireless (sin cables) y no requieren de baterias ya que se recargan con la energía solar provenientes de los paneles instalados en el techo de la casa.

Estos dispositivos son los que monitorean que la calefacción y/o refrigeración del hogar se encuentren al nivel deseado y dan un alerta de aviso si es que una ventana de un segundo piso se encuentra abierta, por ejemplo.

En torno a la seguridad, la ‘smart home’ puede detectar y dar alarma si hay algún movimiento extraño en una de las plantas de la casa, entre otras funciones.

Todos los aparatos que ‘vigilan’ el consumo de energía, seguridad, movilidad, etc, de la casa se venden como una unidad y rondan los 350 euros.

Hasta el momento, dos ciudades europeas, como la alemana Hannover y la británica New Castle, instalaron estas ‘smart homes’ con bastante éxito.

PROS Y CONTRAS

El ahorro de energía es la principal preocupación para la mayoría de los usuarios del sistema ‘smart home’. Sin embargo, mostrarles los resultados del ahorro del consumo no les es suficiente, según destaca el grupo de investigación ENCT, en la feria. Los usuarios están más interesados en la información sobre lo que gastan los electrodomésticos de forma individual o los controles de activación, por ejemplo.

Un estudio realizado en 35 ‘smart homes’ la región de Freiburg, Alemania, arrojó como resultado que cuando la pantalla sólo mostró el consumo total de energía del hogar, los usuarios perdieron el interés después de unas semanas y la frecuencia de uso se redujo dramáticamente. Los usuarios en todos los casos pidieron instrucciones claras y de fácil acceso al sistema. En tanto, la nota positiva incluye una revalorización de la educación sobre el uso de la energía en los más pequeños, y que los indicadores de consumo ayudaron a motivar a la inversión en nuevos electrodomésticos.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

RDS