La actual volatilidad que impera en el entorno macroeconómico mundial, que por consecuencia impacta en México, no es algo que tenga preocupado a Grupo Interacciones, ya que la entidad ha realizado las previsiones necesarias para que el 2016 sea su mejor año, aseguró Carlos Rojo Macedo, director general de la institución.

Durante la presentación de su estado de resultados correspondientes al cuarto trimestre del 2015, el directivo destacó que en esta volatilidad, que ha influido en la debilidad del peso, el grupo financiero se ha creado oportunidades de negocio, por lo que, cualquiera que sea el rumbo de la economía de México, Interacciones tiene buenas expectativas de crecimiento.

La volatilidad nos genera una enorme visibilidad, porque hemos tenido la oportunidad de poder planear, tanto en la parte de previsiones propias como en nuestro portafolio de clientes, una estrategia, digamos, defensiva ante movimientos en el tipo de cambio o subida en las tasas , explicó Rojo Macedo.

El directivo puntualizó que si el país comienza a arrojar mejores indicadores económicos, será benéfico para la institución, ya que podrían financiar más proyectos de infraestructura. Además, si la economía no despega, también será bueno porque los estados y municipios podrían requerir más crédito.

En un entorno donde el país está creciendo, se nos permitiría tener mayores inversiones en cuestiones de infraestructura. Pero, en un entorno diferente, se abren otras oportunidades para poder apoyar a los estados y municipios con cuestiones de liquidez y de flujo, y sus proyectos de infraestructura , acotó el directivo.

Para Alejandro Frigolet, director general adjunto de Administración y Finanzas de Interacciones, la fortaleza del dólar no impacta en el grupo, pues no se tienen posiciones en dólares; además, su balance se encuentra a tasa variable, la cual se revisa periódicamente y se ajusta de acuerdo con el entorno macroeconómico actual.

Rojo Macedo enfatizó que el nivel de capitalización del banco permite que pueda participar más activamente en estados y municipios que se vean afectados en caso de un posible recorte presupuestal.