Las ventas de casas nuevas unifamiliares en Estados Unidos aumentaron a su mayor nivel en más de 13 años y medio durante julio, en una nueva señal de que el mercado de bienes raíces demuestra inmunidad ante la crisis del coronavirus que ha hundido a la economía del país en una profunda recesión.

El Departamento del Comercio informó que las ventas de casas nuevas subieron 14% entre junio y julio a una tasa anual desestacionalizada de 901,000 unidades, un techo no visto desde diciembre del 2006.

Las ventas de casas nuevas se cuentan desde la firma del contrato, por lo que constituyen un indicador clave sobre la actividad del sector inmobiliario, uno de las más importantes en la economía de Estados Unidos.

Economistas encuestados por Reuters habían previsto que las ventas de casas nuevas, que representan cerca de 14% del movimiento de comercio inmobiliario del país, crecerían 13% a  785,000 unidades.

Asimismo, el ritmo de ventas de junio fue revisado al alza a 791,000 unidades respecto de la cifra anterior de 776,000 unidades.

Confianza del consumidor vuelve a caer

Por otra parte, la confianza del consumidor en Estados Unidos bajó en agosto y por segundo mes consecutivo, ya que las familias siguen  preocupadas por el panorama económico ante el coronavirus.

El grupo Conference Board dijo el martes que su índice de confianza del consumidor cedió a 84.8 durante agosto en comparación a la lectura de 91.7 de julio.

Economistas encuestados por Reuters habían previsto que el índice subiría a 93 en agosto.