San Salvador.- Más de 1,000 personas se manifestaron este martes en la capital de El Salvador para protestar por la adopción del Bitcoin como moneda de curso legal, en medio de un accidentado despliegue inicial de los sistemas de apoyo a la moneda digital.

Los manifestantes quemaron un neumático y lanzaron fuegos artificiales frente al edificio de la Corte Suprema de Justicia alrededor del mediodía mientras el Gobierno desplegó a policías con equipos antimotines en el lugar de la protesta.

"No va a funcionar para el salvadoreño de a pie, la vendedora de pupusas, para el motorista del bus, para el dueño de la tienda", dijo un residente salvadoreño que se opone a la adopción de la criptomoneda. Las pupusas son un alimento tradicional salvadoreño a base de maíz.

"Yo entiendo que esta moneda es ideal para los grandes inversionistas que están dispuestos a especular con sus recursos económicos", añadió.

La protesta se produjo cuando el gobierno de El Salvador se apresuraba a solucionar los inconvenientes tecnológicos del primer día de lanzamiento de Bitcoin.

A primera hora del martes, los salvadoreños que intentaban descargar el monedero digital "Chivo" descubrieron que no estaba disponible en las tiendas de aplicaciones más populares. Entonces, el presidente, Nayib Bukele, tuiteó que el Gobierno la había desconectado temporalmente para conectar más servidores para atender la demanda.

Un grupo de personas con camisetas de "Chivo" en un puesto para enseñar a interesados en utilizar la aplicación se arremolinaban esperando que se volviera a conectar.

Más tarde apareció en las tiendas de Apple y Huawei y Bukele utilizó Twitter para pedir a los usuarios que le informaran sobre su funcionamiento.

Encuestas indican que muchos salvadoreños desconfían de la volatilidad de la criptomoneda, que puede perder cientos -y hasta miles- de dólares en un día. Esta opinión es compartida por muchos economistas preocupados por cómo afectará a la estabilidad económica.

Sin embargo, otros la han acogido como una forma en que la gente común de un país pobre puede invertir en los mercados financieros y recibir remesas de sus familiares en el extranjero sin costosas comisiones.

Antes del lanzamiento, El Salvador compró 400 Bitcoins con un valor de unos 20 millones de dólares, dijo Bukele, lo que contribuyó a que el precio de la moneda superara los 52,000 dólares por primera vez desde mayo. Horas más tarde, el Bitcoin se había debilitado y se negociaba en últimas operaciones con una baja del 8.84% a 47,327.32 dólares.